Consultorio de Sexualidad

El Dr. Borrás y Carolina, psicólogos y sexólogos del Instituto Espill de Valencia, ayudan a nuestros usuarios a solucionar sus problemas sexuales

Pregunta: Me llamo Manuel, mi mujer está embarazada. Y estoy preocupado, por poder hacerle daño al feto. Mi mujer está de 7 semanas y me gustaría saber que riesgos tenemos al hacerlo en este estado y que posturas podríamos tener para ser prudentes. Gracias.

Respuesta:
HHola Manuel. Las posiciones que no presionan el abdomen de la mujer son las más cómodas. Esas posiciones incluyen las de penetrar por la parte posterior: con los dos compañeros de rodillas, con el hombre detrás de la mujer, o tumbados de costado con el hombre curvado sobre la espalda femenina. Si deseáis practicar el coito frente a frente, la postura en la que el hombre permanece sentado en una silla y la mujer se sitúa encima puede ser adecuada. En esta posición, como los pies del hombre están apoyados en el suelo, la mujer puede controlar la profundidad de la penetración y cambiar la aplicación de su peso.
Respecto a la cuestión de poder dañar al feto, hay evidencia científica de que el coito en cualquier etapa del embarazo no daña a las madres o a los bebés. Aquellas parejas en las que el embarazo terminó en un aborto espontáneo, éste no está relacionado con la práctica del coito por parte de la embarazada. Pero existen unas pocas excepciones a esta regla, por ejemplo, si la mujer tiene sangrado vaginal, dolor o pérdida de fluido amniótico, no deberían practicar el coito hasta que el médico o ginecólogo lo indique. Las mujeres que tienen un historial de partos prematuros o de abortos espontáneos, o que tienen el cuello del útero (cérvix) ya dilatado, es importante que tengan cierto cuidado en su actividad sexual y que traten de evitar el coito.
Por otro lado, las contracciones uterinas asociadas al orgasmo pueden inducir el parto, así como también pueden inducirlo las prostaglandinas que contiene el semen. Estos factores pueden favorecer la iniciación del parto cuando el feto ya está maduro y no en etapas anteriores.
Finalmente, para una mayor seguridad, hay dos prácticas sexuales que "todas" las mujeres deberían evitar durante el embarazo: 1) el soplado vigoroso de aire en la vagina nunca debe efectuarse dado que puede producir una embolia (una burbuja de aire) y lesionar a la madre y al feto, y 2) tener relaciones sexuales con alguien que es portador de una infección que se transmite por vía sexual, lo que puede producir defectos, enfermedad y en algunos casos la muerte del feto, según el microorganismo causante de la Infección de Transmisión Sexual (ITS).


CONSULTA TODAS LAS RESPUESTAS (24 de junio)


Si quieres enviar tu pregunta, hazlo aquí.