Consultorio de Sexualidad

El Dr. Borrás y Carolina, psicólogos y sexólogos del Instituto Espill de Valencia, ayudan a nuestros usuarios a solucionar sus problemas sexuales

Pregunta: Hola me llamo Pilar, mi novio hace tiempo practicó sexo anal, y le gustó. Yo nunca lo he hecho. A él le gustaría que lo intentáramos juntos y a mí me gustaría intentarlo, pero me da un poco de miedo o respeto, porque nunca lo he hecho y no sé... por lo que dicen, duele bastante.
Lo que me gustaría es si me podéis dar algunos consejos, porque yo no tengo ni idea.
Muchísimas gracias y abrazos.


Respuesta: Hola Pilar. A diferencia de la vagina, el recto o la zona anal no produce ningún tipo de lubricación, a no ser que se utilice la propia lubricación de la vagina en el caso de que ésta sea muy abundante. Si se procede a la penetración anal cuando la zona está insuficientemente lubricada, los tejidos son más proclives a lesionarse o irritarse y también tienen mayor tendencia a las infecciones. Siempre debe usarse un lubricante de base acuosa, para no dañar el látex si se utiliza preservativo. También existen lubricantes específicos que tienen efecto calor y relajan la zona.

Cuando se practica el sexo anal, la inserción debe ser practicada con suavidad y el movimiento debe ser más lento y profundo que en el coito vaginal. Después del coito anal es muy importante lavar cuidadosamente el pene, dedo u objeto, antes de utilizarlo para estimular o penetrar la vagina, porque las bacterias intestinales podrían serle transferidas y producir infección.

Respecto al dolor durante el sexo anal, existen muchas diferencias entre las personas. Para llevarlo a cabo, disminuir las molestias y aumentar el placer durante el mismo, es fundamental que el grado de excitación sea bastante alto, adaptar el ángulo de entrada y experimentar con diversas posiciones. También puede ayudar, empujar con los músculos rectales cuando empieza la penetración.


CONSULTA TODAS LAS RESPUESTAS (1 de octubre)


Si quieres enviar tu pregunta, hazlo aquí.