Según el Kamasutra, el labio superior de la mujer es una de las zonas más erógenas de su cuerpo, y aconseja al hombre que lo estimule a través de pequeños mordiscos. Este poder sexual también aparece descrito en la técnica japonesa Shiatsu, que dice que el masaje del labio superior de la mujer libera energía sexual y estimula el deseo.