Los besos no solamente son el elemento perfecto para una buena sesión de sexo, para unos preliminares de infarto o una muestra de cariño y afecto entre las personas. Las últimas investigaciones han adjudicado nuevas propiedades a este sencillo gesto.