Penetración profunda

La mejor forma de estimular tu punto G es a través de posturas donde se produzca una penetración más profunda o donde se friccione el clítoris.