Tema tabú entre los hombres heterosexuales al considerarlo una parte solo apta y empleada por los gays. Pero ellos se lo pierden, porque ya se sabe con rotundidad que el punto G de los hombres está en esa parte.