Puntos calientes

Usa tus labios, emplea tus dedos o juega con una pluma. Pero no te centres en las típicas partes, aventúrate a explorar el cuerpo de tu chico. Le llevarás al éxtasis. Y los dos saldréis ganando.