Las personas con parafilias no encuentran placer en el coito, sino en alguna otra actividad, como ser vistos desnudos por otras personas (exhibicionismo), sufrir una extracción de sangre (vampirismo) o provocar dolor físico (sadismo). Son inocuas si no resultan peligrosas o dañinas para nadie, y mucho más habituales de lo que crees, ¿sabes cuáles son las más comunes?