Elevó a la pareja de actores Kim Basinger y Mickey Rourke al altar de los mitos eróticos del cine y no sin razón. La película 9 semanas y media animó a muchas parejas a practicar el sexo de otra manera, para introducir en ellas alimentos, hielo y bailes, y convirtió el erotismo en parte del ritual amoroso.