Duerme desnuda - 7 (Copyright © 2008 Hachette Filipacchi S.L.)

Larger image

El roce de una piel contra otra piel es irresistible, así que ¡fuera pijama! Si es necesario, sube la calefacción, pero que cuando él se meta en la cama te encuentre desnuda o, como mucho, con unas sugerentes braguitas. Será toda una declaración de intenciones a la que él no podrá resistirse. Si, inspirándote en la sensual Marilyn, te pones unas gotas de perfume, serás como un imán para él.  Te recomendamos Sensuality Body Nectar de Alqvimia, un aceite corporal que potencia tu erotismo y feminidad (alqvimia.com).