Consultorio de Sexualidad

El Dr. Borrás y Carolina, psicólogos y sexólogos del Instituto Espill de Valencia, ayudan a nuestros usuarios a solucionar sus problemas sexuales

Pregunta: Hola, llevo tiempo con mi novio y la semana pasada decidimos hacerlo y perder mi virginidad. Lo pasé bastante mal, porque me dolió mucho y ninguno de los 2 llego al orgasmo porque no pude aguantar. Dado que conseguimos que entrara del todo, que ya es mucho más que lo que había ocurrido el resto de veces, ahora imagino que el himen estará roto, ¿o no? ¿La segunda vez duele? Es que he oído que si la primera es dolorosa el resto también, hasta que los músculos de la vagina se den de sí, no sé... Me gustaría tener respuestas y algún truco o postura para no sufrir y poder disfrutar de la parte bonita de todo esto. También me gustaría saber si los anillos son buenos o si se trata de un mito, ¿realmente dan placer? ¿Cual podría comprar? Y entre los lubricantes, ¿mejor de efecto calor o de efecto frio? ¿Cuánta cantidad y dónde hay que ponerla? Es que me da un poco de miedo...
Gracias. Un saludo.


Respuesta:
Hola Yopita. Es probable, que ante la penetración sí se haya producido una ruptura parcial o total de la membrana del himen. Esta ruptura no implica que tenga que aparecer un sangrado, a no ser que existan capilares sanguíneos en este tejido que lo ocasione. Por otro lado, no es cierto que las posteriores relaciones sexuales que tengas tengan que ser dolorosas, ello siempre va a depender de tu grado de excitación y de lo dispuesta que te encuentres en esa relación sexual. Es importante, que te dejes llevar por las caricias y por tu grado de excitación. Los músculos de la vagina no tienen que darse de sí, pero sí es cierto que si te encuentras tensa o nerviosa, la musculatura de tu vagina (músculo pubococcígeo) puede contraerse y producir dolor.

Es importante, que te abandones y disfrutes de las caricias y el juego sexual previo al coito. Ten en cuenta, que la penetración es un paso más allá de la estimulación o juego previo, y siempre debe ser guiado por el nivel de excitación en que te encuentres. La lubricación de tu vagina puede ser un buen indicador para observar si estás preparada para dar paso a la penetración, pero si observas que te encuentras lo suficientemente excitada pero en cambio no estás muy lubricada, es recomendable que utilices un lubricante de base acuosa para facilitar la inserción y evitar molestias.Si en tus posteriores relaciones sexuales sigues teniendo molestias, es recomendable que acudas a la consulta de un sexólogo para que explore y trate tu problema. Suele ser frecuente que en las primeras relaciones sexuales aparezcan percances, pero no permitas que por esta primera mala experiencia sexual tu vida sexual se vea limitada.


CONSULTA TODAS LAS RESPUESTAS (1 de julio)


Si quieres enviar tu pregunta, hazlo aquí.