Sexo, amores y desamoreshttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/portada.aspxDescubre los mejores consejos y noticias sobre sexo y sexualidad en "Sexo, amores y desamores", el blog de María Pérez en MSN Mujer.http://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=ab622f98-66db-4cb3-a14d-d2254683f74dUn problema sexual es siempre un problema de parejaThu, 17 Jan 2013 01:53:31 -0800María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb1ab622f98-66db-4cb3-a14d-d2254683f74dBlogArticleE99AE6F53145BB72012013-01-17T10:10:31.577Si hablamos sobre disfunciones sexuales, los profesionales tendemos a categorizarlos según la fase de la respuesta sexual a la que afecta (Deseo, Excitación u orgasmo) o dependiendo si estos son problemas sexuales masculinos o femeninos.   En este post me gustaría reflexionar sobre algo. Cuando un miembro de una pareja tiene un problema sexual, ¿es solo su problema? Rotundamente NO. Habrá quien esté empezando a fruncir el ceño, quizás incluso preguntándose con cierto mosqueo: “¿Acaso siempre tiene que ser culpa mía?” No, yo no he dicho eso. Sin embargo, lo que sí digo es que cuando nos enfrentamos a cualquier problema sexual, sea masculino o femenino, las actitudes y conductas de ambos influyen. Aunque el síntoma recaiga en uno de los dos e independientemente de que el porcentaje de responsabilidad sea del 80-20, 50-50, 60-40 o 90-10, ambos tienen algo que hacer para superar la dificultad. Veamos el caso de una mujer que nunca ha podido tener orgasmos estando con su pareja. Digamos que necesita estar muy concentrada en sus sensaciones para llegar, lo que estando con él le resulta más complicado, entre otras cosas, por temor a lo que pueda pensar de ella. Imagina ahora qué pasaría si su amante, en mitad de las relaciones, se impacientara y le preguntara: “¿Te queda mucho?” o “¿acaso no te está gustando?” Evidentemente, no es él quien causa el problema, es algo que a ella siempre le ha pasado, pero facilitarle la solución, lo que se dice facilitarle, no lo está haciendo. ¿Queda claro que los dos tendrían que cambiar y trabajar algunas actitudes y comportamientos?   Fijémonos ahora en un caso de disfunción eréctil. Él se desploma anímicamente cuando su pene lo hace físicamente. Se siente triste, abatido, a veces enfadado consigo mismo y aparece la idea de que no es suficientemente hombre al no poder satisfacer a su pareja. Pero, ¿y ella? ¿Piensas que se queda tan ancha? Pues evidentemente no. La común es que lo viva fatal, en principio por cómo reacciona él, pero después también porque aparecen los complejos, esa dolorosa idea de sentirse poco atractiva y deseable para él. Los dos sufren o como poco se preocupan, sea por el problema en sí, sea por las reacciones de él, sea por temor a que esto pueda afectar su vida en común, sea por lo que sea, pero no lo viven bien. En definitiva, un problema sexual es siempre un problema de pareja. Lo es porque ambos influyen sobre la manera en que se desarrolla, porque afecta a los dos, es decir, ambos sufren las consecuencias y porque, tarde o temprano, la relación va a verse afectada por ello, debido a que la sexualidad un potente catalizador de emociones. Me explico: cuando el sexo funciona tiene el mágico efecto de impregnar la relación de positividad y buen rollo, nos sentimos más felices y tenemos menos ganas de enfadarnos. De hecho, en algunas parejas ese buen sexo es lo que las hace funcionar (ojo, en ocasiones, esto puede enmascarar problemas de pareja que se sepultan bajo este buen clima). Pero un catalizador no distingue de emociones, así que cuando el sexo va mal, tiene la misma fuerza, pero en dirección contraria, es decir, el clima se enrarece, estamos más irascibles y saltamos a las primeras de cambio. En otros casos, dependiendo de la personalidad de uno y otro, no aparecen esos enfados, pero si una distancia que va enfriando poco a poco la relación. La experiencia me dice que ese frío silencio puede ser mucho más destructivo que una acalorada discusión. Qué bien acotado ha quedado esto, ¿no? Sin embargo, escucho voces discrepantes y quizás tengan razón. ¿Seguro que un problema sexual es siempre un problema de pareja? ¿Y cuando no hay pareja, qué pasa? Bueno, se podría decir que en ese caso no hay problema sexual, y la afirmación tendría algo de cierta. En la inmensa mayoría de los casos, un hombre con eyaculación precoz está tranquilo cuando no se relaciona con nadie (más que consigo mismo), una mujer con vaginismo, lo mismo. Aunque puedan preocuparse de cara al futuro -” ¿qué haré si conozco a alguien que me guste?”- e incluso puedan vivirlo como una limitación -“mejor evito el sexo”-, lo que les sucede no necesariamente es un problema en su sexualidad presente.   Puede que algunas personas tengan fobia al sexo, a sus erecciones, a sus genitales, rechazo a sus propias fantasías, anorgasmia o vergüenza a la hora de masturbarse, pero son las menos. La inmensa mayoría de problemas sexuales se hacen patentes cuando se tiene pareja estable o encuentros ocasionales. De hecho, cuando esto pasa, cuando alguien tiene un problema con su sexualidad en solitario, rara vez acude a consulta salvo que quiere “ponerse a punto” por si Cupido (el amor) o Baco (la lujuria) llaman a la puerta. Así que consideraremos esto como excepciones que confirman la regla. En definitiva, si crees tu pareja tiene un problema sexual, no dudes que también lo tienes tú, por lo que si quieres que se resuelva, aunque sientas que sólo te corresponde un pequeño 10% de responsabilidad en lo que ocurre, te aconsejo que os pongáis a remar juntos para salvar las corrientes y llegar de la mano a la otra orilla. José Bustamante Bellmunt Psicólogo colaborador  Instituto  de Psicología y Sexología Espill Docente  Máster en Sexología Clínica Uned-EspillSi hablamos sobre disfunciones sexuales, los profesionales tendemos a categorizarlos según la fase de la respuesta sexual a la que afecta (Deseo, Excitación u orgasmo) o dependiendo si estos son problemas sexuales masculinos o femeninos.   En este post me gustaría reflexionar sobre algo. Cuando un miembro de una pareja tiene un problema sexual, ¿es solo su problema? Rotundamente NO. Habrá quien esté empezando a fruncir el ceño, quizás incluso preguntándose con cierto mosqueo: “¿Acaso siempre tiene que ser culpa mía?” No, yo no he dicho eso. Sin embargo, lo que sí digo es que cuando nos enfrentamos a cualquier problema sexual, sea masculino o femenino, las actitudes y conductas de ambos influyen. Aunque el síntoma recaiga en uno de los dos e independientemente de que el porcentaje de responsabilidad sea del 80-20, 50-50, 60-40 o 90-10, ambos tienen algo que hacer para superar la dificultad. Veamos el caso de una mujer que nunca ha podido tener orgasmos estando con su pareja. Digamos que necesita estar muy concentrada en sus sensaciones para llegar, lo que estando con él le resulta más complicado, entre otras cosas, por temor a lo que pueda pensar de ella. Imagina ahora qué pasaría si su amante, en mitad de las relaciones, se impacientara y le preguntara: “¿Te queda mucho?” o “¿acaso no te está gustando?” Evidentemente, no es él quien causa el problema, es algo que a ella siempre le ha pasado, pero facilitarle la solución, lo que se dice facilitarle, no lo está haciendo. ¿Queda claro que los dos tendrían que cambiar y trabajar algunas actitudes y comportamientos?   Fijémonos ahora en un caso de disfunción eréctil. Él se desploma anímicamente cuando su pene lo hace físicamente. Se siente triste, abatido, a veces enfadado consigo mismo y aparece la idea de que no es suficientemente hombre al no poder satisfacer a su pareja. Pero, ¿y ella? ¿Piensas que se queda tan ancha? Pues evidentemente no. La común es que lo viva fatal, en principio por cómo reacciona él, pero después también porque aparecen los complejos, esa dolorosa idea de sentirse poco atractiva y deseable para él. Los dos sufren o como poco se preocupan, sea por el problema en sí, sea por las reacciones de él, sea por temor a que esto pueda afectar su vida en común, sea por lo que sea, pero no lo viven bien. En definitiva, un problema sexual es siempre un problema de pareja. Lo es porque ambos influyen sobre la manera en que se desarrolla, porque afecta a los dos, es decir, ambos sufren las consecuencias y porque, tarde o temprano, la relación va a verse afectada por ello, debido a que la sexualidad un potente catalizador de emociones. Me explico: cuando el sexo funciona tiene el mágico efecto de impregnar la relación de positividad y buen rollo, nos sentimos más felices y tenemos menos ganas de enfadarnos. De hecho, en algunas parejas ese buen sexo es lo que las hace funcionar (ojo, en ocasiones, esto puede enmascarar problemas de pareja que se sepultan bajo este buen clima). Pero un catalizador no distingue de emociones, así que cuando el sexo va mal, tiene la misma fuerza, pero en dirección contraria, es decir, el clima se enrarece, estamos más irascibles y saltamos a las primeras de cambio. En otros casos, dependiendo de la personalidad de uno y otro, no aparecen esos enfados, pero si una distancia que va enfriando poco a poco la relación. La experiencia me dice que ese frío silencio puede ser mucho más destructivo que una acalorada discusión. Qué bien acotado ha quedado esto, ¿no? Sin embargo, escucho voces discrepantes y quizás tengan razón. ¿Seguro que un problema sexual es siempre un problema de pareja? ¿Y cuando no hay pareja, qué pasa? Bueno, se podría decir que en ese caso no hay problema sexual, y la afirmación tendría algo de cierta. En la inmensa mayoría de los casos, un hombre con eyaculación precoz está tranquilo cuando no se relaciona con nadie (más que consigo mismo), una mujer con vaginismo, lo mismo. Aunque puedan preocuparse de cara al futuro -” ¿qué haré si conozco a alguien que me guste?”- e incluso puedan vivirlo como una limitación -“mejor evito el sexo”-, lo que les sucede no necesariamente es un problema en su sexualidad presente.   Puede que algunas personas tengan fobia al sexo, a sus erecciones, a sus genitales, rechazo a sus propias fantasías, anorgasmia o vergüenza a la hora de masturbarse, pero son las menos. La inmensa mayoría de problemas sexuales se hacen patentes cuando se tiene pareja estable o encuentros ocasionales. De hecho, cuando esto pasa, cuando alguien tiene un problema con su sexualidad en solitario, rara vez acude a consulta salvo que quiere “ponerse a punto” por si Cupido (el amor) o Baco (la lujuria) llaman a la puerta. Así que consideraremos esto como excepciones que confirman la regla. En definitiva, si crees tu pareja tiene un problema sexual, no dudes que también lo tienes tú, por lo que si quieres que se resuelva, aunque sientas que sólo te corresponde un pequeño 10% de responsabilidad en lo que ocurre, te aconsejo que os pongáis a remar juntos para salvar las corrientes y llegar de la mano a la otra orilla. José Bustamante Bellmunt Psicólogo colaborador  Instituto  de Psicología y Sexología Espill Docente  Máster en Sexología Clínica Uned-EspillBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=3847a1d8-09e4-48e7-81b6-e3e0a6640dc6Orientación e identidad sexual como expresión de la diversidadLa diversidad humana es la norma y no la excepción, por ese hecho fundamental cada persona es única e irrepetible, así ocurre también en la vivencia de la sexualidad.Thu, 31 Jan 2013 03:29:37 -0800María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb13847a1d8-09e4-48e7-81b6-e3e0a6640dc6BlogArticleE99AE6F53145BB72012013-01-31T11:29:37.707La diversidad humana es la norma y no la excepción, por ese hecho fundamental cada persona es única e irrepetible, así ocurre también en la vivencia de la sexualidad.La declaración universal de los derechos humanos defiende que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, que toda persona tiene derecho al disfrute de los derechos humanos, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.  La discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género incluye toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en la orientación sexual o en la identidad de género que tenga por objeto o por resultado la anulación o el menoscabo de la igualdad ante la ley. Por otro lado se espera que la ley ofrezca la misma protección y el reconocimiento, goce o ejercicio, en igualdad de condiciones, de los derechos humanos y las libertades fundamentales a este colectivo. La discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género puede verse y por lo común se ve agravada por la discriminación basada en otras causales, incluyendo género, raza, edad, religión, discapacidad, estado de salud y condición económica. En resumen, la orientación sexual y la identidad de género son esenciales para la dignidad y la humanidad de toda persona y no deben ser motivo de discriminación o abuso. Entendemos que la orientación sexual se refiere a la capacidad de cada persona de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por personas de un género diferente al suyo (heterosexuales); o de su mismo género (homosexuales); o de más de un género (bisexuales); así como a la capacidad mantener relaciones íntimas y sexuales con estas personas.   Por su parte, la identidad de género, en cambio, se refiere a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con su cuerpo; es decir sentirse hombre o mujer independientemente de la apariencia de sus genitales. Estar en armonía con la vivencia personal del cuerpo podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida; así como otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el modo de hablar y los modales. Se han producido muchos avances en cuanto a garantizar que las personas de todas las orientaciones sexuales e identidades de género puedan vivir con la misma dignidad y el mismo respeto que los demás. Son muchos los Estados que en la actualidad tienen leyes que garantizan los derechos de igualdad y no discriminación sin distinción de sexo, orientación sexual o identidad de género.  Pero también es cierto que muchos Estados y sociedades imponen crueles normas restrictivas relativas a la orientación sexual y la identidad de género a través de las costumbres, las leyes y la violencia.  Aunque en los países más desarrollados se ha ido avanzando,  las violaciones y la falta de respeto a los derechos humanos basadas en la orientación sexual o la identidad de género sigue siendo motivo de seria preocupación en el mundo, ya que sigue estando presente en mayor o menor medida en muchos lugares.   Felipe Hurtado Psicólogo colaborador Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Docente Programa Universitario de Salud Sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​​es Presidente  www.aes-sexologia.com Director www.desexologia.esLa declaración universal de los derechos humanos defiende que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, que toda persona tiene derecho al disfrute de los derechos humanos, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.  La discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género incluye toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en la orientación sexual o en la identidad de género que tenga por objeto o por resultado la anulación o el menoscabo de la igualdad ante la ley. Por otro lado se espera que la ley ofrezca la misma protección y el reconocimiento, goce o ejercicio, en igualdad de condiciones, de los derechos humanos y las libertades fundamentales a este colectivo. La discriminación por motivos de orientación sexual o identidad de género puede verse y por lo común se ve agravada por la discriminación basada en otras causales, incluyendo género, raza, edad, religión, discapacidad, estado de salud y condición económica. En resumen, la orientación sexual y la identidad de género son esenciales para la dignidad y la humanidad de toda persona y no deben ser motivo de discriminación o abuso. Entendemos que la orientación sexual se refiere a la capacidad de cada persona de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por personas de un género diferente al suyo (heterosexuales); o de su mismo género (homosexuales); o de más de un género (bisexuales); así como a la capacidad mantener relaciones íntimas y sexuales con estas personas.   Por su parte, la identidad de género, en cambio, se refiere a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con su cuerpo; es decir sentirse hombre o mujer independientemente de la apariencia de sus genitales. Estar en armonía con la vivencia personal del cuerpo podría involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida; así como otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el modo de hablar y los modales. Se han producido muchos avances en cuanto a garantizar que las personas de todas las orientaciones sexuales e identidades de género puedan vivir con la misma dignidad y el mismo respeto que los demás. Son muchos los Estados que en la actualidad tienen leyes que garantizan los derechos de igualdad y no discriminación sin distinción de sexo, orientación sexual o identidad de género.  Pero también es cierto que muchos Estados y sociedades imponen crueles normas restrictivas relativas a la orientación sexual y la identidad de género a través de las costumbres, las leyes y la violencia.  Aunque en los países más desarrollados se ha ido avanzando,  las violaciones y la falta de respeto a los derechos humanos basadas en la orientación sexual o la identidad de género sigue siendo motivo de seria preocupación en el mundo, ya que sigue estando presente en mayor o menor medida en muchos lugares.   Felipe Hurtado Psicólogo colaborador Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Docente Programa Universitario de Salud Sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​​es Presidente  www.aes-sexologia.com Director www.desexologia.esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=91e11666-cc4d-4ebd-af7d-f14b1afd73bcCómo combatir la ansiedad sexualThu, 24 Jan 2013 03:10:28 -0800María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb191e11666-cc4d-4ebd-af7d-f14b1afd73bcBlogArticleE99AE6F53145BB72012013-01-24T11:21:51.667La ansiedad sexual es la respuesta de sobre activación que tienen algunas personas a las que les preocupan de forma excesiva e inadecuada las relaciones sexuales. Si las expectativas y las exigencias hacia el desempeño sexual resultan demasiado estrictas o elevadas, puede que las dudas, miedos y preocupaciones aparezcan e impidan el disfrute y el placer de mantener relaciones sexuales. En estos casos pueden aparecer los mismos síntomas que se produce en otras situaciones de ansiedad (sudores, taquicardias, temblores, respuesta de huida o evitación…), sumados a los propios de la conducta sexual como disminución del deseo sexual, trastornos de erección, eyaculación precoz, vaginismo, dispareunia… Las causas que pueden activar la ansiedad sexual son múltiples: la preocupación por un posible fracaso sexual, las falsas creencias y las expectativas exageradas,  la educación represiva, las actitudes negativas, los prejuicios, la falta de información sexual, el miedo al embarazo o a contraer enfermedades sexuales, la falta de habilidades sexuales, los problemas de autoestima, la inseguridad, los problemas en la relación de pareja, miedo a perder el control… En los casos más graves, y especialmente en las mujeres, puede generase aversión al sexo. La ansiedad, pese a que inicialmente desvía y dirige nuestra energía a la solución de un problema, en el plano de la sexualidad repercute negativamente, dificultando la respuesta sexual y suele interferir en el rendimiento, convirtiéndose en un problema si se hace recurrente. ¿Qué podemos hacer para evitar o disminuir la ansiedad sexual? Podemos comunicar los miedos a la pareja para una mejor comprensión y búsqueda conjunta de soluciones. También es importante informarse sobre las preferencias sexuales de la pareja, esto aporta más seguridad.  Es muy importante identificar todos los factores estresantes,  aquello que nos inquieta, para de esa forma poder combatirlo.  Lo importante es saber que, aunque en ocasiones puede acarrear bastante malestar e insatisfacción, puede solucionarse de forma satisfactoria. Para afrontar la ansiedad sexual suele dar muy buenos resultados realizar un entrenamiento de relajación y modificar los pensamientos negativos por otros que posibiliten el placer de los contactos sexuales, la buena comunicación con la pareja, como ya se ha comentado, también ayuda mucho. A veces es necesaria la ayuda de un sexólogo, porque no siempre es fácil combatir la angustia. Con ayuda profesional los resultados pueden ser más rápidos y satisfactorios, por lo que vale la pena pedir ayuda para combatir la ansiedad que impide disfrutar plenamente del sexo. Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Máster en Sexología Clínica y Máster en Promoción de la Salud Sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​​esLa ansiedad sexual es la respuesta de sobre activación que tienen algunas personas a las que les preocupan de forma excesiva e inadecuada las relaciones sexuales. Si las expectativas y las exigencias hacia el desempeño sexual resultan demasiado estrictas o elevadas, puede que las dudas, miedos y preocupaciones aparezcan e impidan el disfrute y el placer de mantener relaciones sexuales. En estos casos pueden aparecer los mismos síntomas que se produce en otras situaciones de ansiedad (sudores, taquicardias, temblores, respuesta de huida o evitación…), sumados a los propios de la conducta sexual como disminución del deseo sexual, trastornos de erección, eyaculación precoz, vaginismo, dispareunia… Las causas que pueden activar la ansiedad sexual son múltiples: la preocupación por un posible fracaso sexual, las falsas creencias y las expectativas exageradas,  la educación represiva, las actitudes negativas, los prejuicios, la falta de información sexual, el miedo al embarazo o a contraer enfermedades sexuales, la falta de habilidades sexuales, los problemas de autoestima, la inseguridad, los problemas en la relación de pareja, miedo a perder el control… En los casos más graves, y especialmente en las mujeres, puede generase aversión al sexo. La ansiedad, pese a que inicialmente desvía y dirige nuestra energía a la solución de un problema, en el plano de la sexualidad repercute negativamente, dificultando la respuesta sexual y suele interferir en el rendimiento, convirtiéndose en un problema si se hace recurrente. ¿Qué podemos hacer para evitar o disminuir la ansiedad sexual? Podemos comunicar los miedos a la pareja para una mejor comprensión y búsqueda conjunta de soluciones. También es importante informarse sobre las preferencias sexuales de la pareja, esto aporta más seguridad.  Es muy importante identificar todos los factores estresantes,  aquello que nos inquieta, para de esa forma poder combatirlo.  Lo importante es saber que, aunque en ocasiones puede acarrear bastante malestar e insatisfacción, puede solucionarse de forma satisfactoria. Para afrontar la ansiedad sexual suele dar muy buenos resultados realizar un entrenamiento de relajación y modificar los pensamientos negativos por otros que posibiliten el placer de los contactos sexuales, la buena comunicación con la pareja, como ya se ha comentado, también ayuda mucho. A veces es necesaria la ayuda de un sexólogo, porque no siempre es fácil combatir la angustia. Con ayuda profesional los resultados pueden ser más rápidos y satisfactorios, por lo que vale la pena pedir ayuda para combatir la ansiedad que impide disfrutar plenamente del sexo. Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Máster en Sexología Clínica y Máster en Promoción de la Salud Sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=0ad82cb2-d140-492f-910a-c76b262f193dLigar por internet y no sufrir en el intento.El 5 de febrero ha sido designado Día Internacional de la Internet Segura. Los ligues a través de la red son cada vez más numerosos y es mejor evitar algunos prototipos si no queremos salir escaldados de la experiencia. Thu, 07 Feb 2013 03:24:13 -0800María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb10ad82cb2-d140-492f-910a-c76b262f193dBlogArticleE99AE6F53145BB72012013-02-07T11:24:13.847El 5 de febrero ha sido designado Día Internacional de la Internet Segura. Los ligues a través de la red son cada vez más numerosos y es mejor evitar algunos prototipos si no queremos salir escaldados de la experiencia. El Día Internacional de la Internet Segura es un evento que tiene como objeto promover el uso responsable y seguro de las nuevas tecnologías, especialmente entre menores y jóvenes. Conéctate y respeta es el eslogan de esta iniciativa, promovida por la Red Europea por una Internet Segura. El coqueteo, o Flirting, por internet es una práctica cada vez más extendida. Entre la fauna que habita la red cabe cualquier posibilidad, podemos encontrar gente encantadora y otra llena de amargura y resentimiento. Internet es un reflejo de la vida misma. En este día señalado, queremos alertar de dos prototipos bastante tóxicos que pululan por la red. Uno es más frecuente entre las mujeres y el otro entre los hombres. En cuanto al sexo femenino, se trata de la Coquetera (me han sugerido que utilice este término en lugar del de calientapollas, que aunque  figura en el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española), no suena muy bien.  El DRAE define calientapollas como la persona que excita sexualmente a un hombre sin intención de satisfacerlo. En cuanto al sexo masculino, nos referimos a los Mujeriegos Impenitentes, atacados por el Síndrome de donjuán.  Queremos hablar de ellos porque provocan sufrimiento al jugar con las ilusiones y emociones de los demás. El enamoramiento nos vuelve vulnerables y aprovechan esa vulnerabilidad para hacer estragos en los sentimientos amorosos. Algo que caracteriza e estos especímenes es su escaso respeto por las personas; tanto uno como la otra utilizan las legítimas artes de la seducción para su exclusivo beneficio, sin tener en cuenta los sentimientos de los demás. Esa falta de empatía los emparenta con los psicópatas, para ellos el nosotros no existe, viven en un continuo Yo, sin ninguna consideración hacía la otra persona que se convierte en un trofeo para su uso y disfrute. Para la coquetera, que, como hemos dicho, es la mujer que excita sexualmente a un hombre sin intención de satisfacerlo, la excitación se centra en la seducción, con la conquista se conforma; el placer reside en tener al hombre a sus pies y manipular sus emociones. Su juego consiste en  poner morritos; vestirse con ropa claramente sexi como si no la llevara; ensañar al descuido más de lo socialmente razonable y mostrarse solapadamente insinuante. Es decir, manipula las estrategias de aproximación física para jugar al gato y el ratón con los hombres. El tema de la comunicación es complejo, pero ciertamente hay unas claves a las que se supone que nos sometemos; y el lenguaje no verbal juega un papel my importante. Si viéramos imágenes de una coquetera en acción,  o sus mensajes de chat, habría una amplia coincidencia en que esa persona está buscando una aproximación física. Sin embargo ella, en los momentos clave, echa marcha atrás, dejando al otro desconcertado ante la falta de coherencia de los mensajes recibidos.  El donjuán, sin embargo, utiliza el coqueteo como concesión necesaria para alcanzar el trofeo, que en este caso es la consumación coital. Lo de menos es si realmente desea a la mujer, si se siente en sintonía con ella; eso es no importa. Se trata de copular a toda costa, lo que le produce una satisfacción neurótica de poder, que va más allá de la esfera sexual;  y ella es el receptáculo para depositar su semen. Seducir y abandonar es su lema. Se trata del impulso del macho inseminador, como diría un colega urólogo; que defiende que los machos necesitan de manera imperiosa depositar su semilla en cualquier vagina. Una visión poco halagüeña del hombre, que no comparto, y que lo despersonaliza, convirtiéndolo en un robot hormonal.   Las armas que utiliza son las propias del juego de seducción y pueden ser muy variadas, cada uno recurre a la que mejor se le da. Todas las competencias puntúan, lenguaje corporal, atractivo físico, sentido del humor, signos externos de riqueza y estatus, intelecto, todo vale para despertar el interés y la atracción de la otra persona. Desde el estilo pavo real con la exhibición de su magnífica cola al dulce canto de los sapos parteros. No hay que olvidar que estos prototipos suelen ser encantadores y divertidos, con una gran facilidad para el coqueteo y la seducción. Se pueden pasar ratos muy entretenidos con ellos, lo importante es reconocerlos y divertirse con sus encantos sin caer en sus garras. http://www.diainternetsegura.es/ Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​​esEl Día Internacional de la Internet Segura es un evento que tiene como objeto promover el uso responsable y seguro de las nuevas tecnologías, especialmente entre menores y jóvenes. Conéctate y respeta es el eslogan de esta iniciativa, promovida por la Red Europea por una Internet Segura. El coqueteo, o Flirting, por internet es una práctica cada vez más extendida. Entre la fauna que habita la red cabe cualquier posibilidad, podemos encontrar gente encantadora y otra llena de amargura y resentimiento. Internet es un reflejo de la vida misma. En este día señalado, queremos alertar de dos prototipos bastante tóxicos que pululan por la red. Uno es más frecuente entre las mujeres y el otro entre los hombres. En cuanto al sexo femenino, se trata de la Coquetera (me han sugerido que utilice este término en lugar del de calientapollas, que aunque  figura en el DRAE (Diccionario de la Real Academia Española), no suena muy bien.  El DRAE define calientapollas como la persona que excita sexualmente a un hombre sin intención de satisfacerlo. En cuanto al sexo masculino, nos referimos a los Mujeriegos Impenitentes, atacados por el Síndrome de donjuán.  Queremos hablar de ellos porque provocan sufrimiento al jugar con las ilusiones y emociones de los demás. El enamoramiento nos vuelve vulnerables y aprovechan esa vulnerabilidad para hacer estragos en los sentimientos amorosos. Algo que caracteriza e estos especímenes es su escaso respeto por las personas; tanto uno como la otra utilizan las legítimas artes de la seducción para su exclusivo beneficio, sin tener en cuenta los sentimientos de los demás. Esa falta de empatía los emparenta con los psicópatas, para ellos el nosotros no existe, viven en un continuo Yo, sin ninguna consideración hacía la otra persona que se convierte en un trofeo para su uso y disfrute. Para la coquetera, que, como hemos dicho, es la mujer que excita sexualmente a un hombre sin intención de satisfacerlo, la excitación se centra en la seducción, con la conquista se conforma; el placer reside en tener al hombre a sus pies y manipular sus emociones. Su juego consiste en  poner morritos; vestirse con ropa claramente sexi como si no la llevara; ensañar al descuido más de lo socialmente razonable y mostrarse solapadamente insinuante. Es decir, manipula las estrategias de aproximación física para jugar al gato y el ratón con los hombres. El tema de la comunicación es complejo, pero ciertamente hay unas claves a las que se supone que nos sometemos; y el lenguaje no verbal juega un papel my importante. Si viéramos imágenes de una coquetera en acción,  o sus mensajes de chat, habría una amplia coincidencia en que esa persona está buscando una aproximación física. Sin embargo ella, en los momentos clave, echa marcha atrás, dejando al otro desconcertado ante la falta de coherencia de los mensajes recibidos.  El donjuán, sin embargo, utiliza el coqueteo como concesión necesaria para alcanzar el trofeo, que en este caso es la consumación coital. Lo de menos es si realmente desea a la mujer, si se siente en sintonía con ella; eso es no importa. Se trata de copular a toda costa, lo que le produce una satisfacción neurótica de poder, que va más allá de la esfera sexual;  y ella es el receptáculo para depositar su semen. Seducir y abandonar es su lema. Se trata del impulso del macho inseminador, como diría un colega urólogo; que defiende que los machos necesitan de manera imperiosa depositar su semilla en cualquier vagina. Una visión poco halagüeña del hombre, que no comparto, y que lo despersonaliza, convirtiéndolo en un robot hormonal.   Las armas que utiliza son las propias del juego de seducción y pueden ser muy variadas, cada uno recurre a la que mejor se le da. Todas las competencias puntúan, lenguaje corporal, atractivo físico, sentido del humor, signos externos de riqueza y estatus, intelecto, todo vale para despertar el interés y la atracción de la otra persona. Desde el estilo pavo real con la exhibición de su magnífica cola al dulce canto de los sapos parteros. No hay que olvidar que estos prototipos suelen ser encantadores y divertidos, con una gran facilidad para el coqueteo y la seducción. Se pueden pasar ratos muy entretenidos con ellos, lo importante es reconocerlos y divertirse con sus encantos sin caer en sus garras. http://www.diainternetsegura.es/ Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=c5e778b5-081b-4702-b4e8-576260d57dfeAmantes, ¿por qué no?Fri, 15 Feb 2013 08:38:40 -0800María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb1c5e778b5-081b-4702-b4e8-576260d57dfeBlogArticleE99AE6F53145BB72012013-02-15T16:38:40.733En San Valentín, una fecha muy romántica y conocida por todos, vemos como los comercios empiezan a aumentar las ventas de bombones, flores, lencería picante y erótica, discos compactos, y otros productos para las parejas de enamorados y casados. Los restaurantes y hoteles elaboran ofertas de cenas y estancias, packs y promociones especiales para poder celebrar este día. Sin embargo, no todo el mundo tiene la suerte o fortuna de poder disfrutar de este día en pareja, o quizás tampoco de los 364 restantes del año. Muchas personas no han podido avanzar y tener relaciones amorosas tal y cómo deseaban, o las han finalizado de forma que no esperaban, o han sido rechazadas, o no han podido encontrar la persona adecuada para ello. En la era actual, donde parecen prevalecer el matrimonio, la pareja y la familia, no todo el mundo tiene la fortuna de haber encontrado su media naranja ni alguien con quién iniciar el proyecto de matrimonio socialmente impuesto.  Entonces, ¿por qué no ser amigos con derechos, o, mejor dicho, ser amantes? Una pareja requiere tiempo, predisposición, pérdida de autonomía y muchas veces sacrificios. Además conlleva un nivel de compromiso que no todos desean, o no les es posible por motivos de trabajo, estudios o interés de convivencia por ambas partes. ¿Debe esto hacernos renunciar a mantener una relación con la persona que nos gusta? ¿Por qué no ser “amigos con derecho a sexo”, o mejor dicho, amantes? Este tipo de relaciones no requieren una relación formal ni de exclusividad impuesta por la sociedad, sino la que ambas personas decidan. No se trata de tener que ir juntos a todas las comidas familiares, verse todos los días, estar pendientes de a qué hora va a salir el otro del trabajo, convivir diariamente… Quizás no sea tan romántico, bonito, riguroso, pero sí que puede ser muy agradable para disfrutar momentos, veladas, encuentros, salidas, actividades… siempre de forma pactada, con el nivel de compromiso que ambos deseen en la relación: abierta, cerrada, a nivel exclusivo, de fin de semana, esporádicamente, simplemente sexual, o no… Quién sabe, quizás en un futuro la historia cambie, y resulte más seria de lo esperado, aunque no fuera esa la intención. No todo el mundo está dispuesto mantener una relación por inercia, si se ha perdido la pasión inicial. Sin embargo, algunas personas siguen juntas por lo que pueden decir los demás, por los hijos, porque les resulta muy difícil renunciar a su rutina, o porque podría alterar su situación económica o social. Eso hace que haya mucha doble vida en cuestión de sexo: hombres y mujeres que compaginan la rutina del día a día con vivencias sexuales secretas. En esa doble vida se permiten mantener relaciones sexuales, esporádicas o frecuentes, con una o varias personas, que suelen desconocer sus compromisos, o si los conocen, no les importa ser cómplices del engaño. Pero no vamos a entrar en las cuestiones éticas, aunque sí vamos a dejar una pregunta en el aire: ¿harías a los demás lo que no te gustaría que te hicieran? El placer compartido puede vivirse de múltiples formas; y tener un amante es una opción que no tiene porque ser comparado a tener pareja, ya que es un tipo de relación completamente diferente, basada en unos intereses y con unos propósitos diferentes de índole primordialmente sexual. Es una opción que no se puede despreciar, ya que quizás sea la mejor o la única manera de poder gozar del sexo compartido. Antonia Juanico Mulet Psicóloga  Instituto de Psicología y Sexología Espill Máster en Promoción de la salud sexualEn San Valentín, una fecha muy romántica y conocida por todos, vemos como los comercios empiezan a aumentar las ventas de bombones, flores, lencería picante y erótica, discos compactos, y otros productos para las parejas de enamorados y casados. Los restaurantes y hoteles elaboran ofertas de cenas y estancias, packs y promociones especiales para poder celebrar este día. Sin embargo, no todo el mundo tiene la suerte o fortuna de poder disfrutar de este día en pareja, o quizás tampoco de los 364 restantes del año. Muchas personas no han podido avanzar y tener relaciones amorosas tal y cómo deseaban, o las han finalizado de forma que no esperaban, o han sido rechazadas, o no han podido encontrar la persona adecuada para ello. En la era actual, donde parecen prevalecer el matrimonio, la pareja y la familia, no todo el mundo tiene la fortuna de haber encontrado su media naranja ni alguien con quién iniciar el proyecto de matrimonio socialmente impuesto.  Entonces, ¿por qué no ser amigos con derechos, o, mejor dicho, ser amantes? Una pareja requiere tiempo, predisposición, pérdida de autonomía y muchas veces sacrificios. Además conlleva un nivel de compromiso que no todos desean, o no les es posible por motivos de trabajo, estudios o interés de convivencia por ambas partes. ¿Debe esto hacernos renunciar a mantener una relación con la persona que nos gusta? ¿Por qué no ser “amigos con derecho a sexo”, o mejor dicho, amantes? Este tipo de relaciones no requieren una relación formal ni de exclusividad impuesta por la sociedad, sino la que ambas personas decidan. No se trata de tener que ir juntos a todas las comidas familiares, verse todos los días, estar pendientes de a qué hora va a salir el otro del trabajo, convivir diariamente… Quizás no sea tan romántico, bonito, riguroso, pero sí que puede ser muy agradable para disfrutar momentos, veladas, encuentros, salidas, actividades… siempre de forma pactada, con el nivel de compromiso que ambos deseen en la relación: abierta, cerrada, a nivel exclusivo, de fin de semana, esporádicamente, simplemente sexual, o no… Quién sabe, quizás en un futuro la historia cambie, y resulte más seria de lo esperado, aunque no fuera esa la intención. No todo el mundo está dispuesto mantener una relación por inercia, si se ha perdido la pasión inicial. Sin embargo, algunas personas siguen juntas por lo que pueden decir los demás, por los hijos, porque les resulta muy difícil renunciar a su rutina, o porque podría alterar su situación económica o social. Eso hace que haya mucha doble vida en cuestión de sexo: hombres y mujeres que compaginan la rutina del día a día con vivencias sexuales secretas. En esa doble vida se permiten mantener relaciones sexuales, esporádicas o frecuentes, con una o varias personas, que suelen desconocer sus compromisos, o si los conocen, no les importa ser cómplices del engaño. Pero no vamos a entrar en las cuestiones éticas, aunque sí vamos a dejar una pregunta en el aire: ¿harías a los demás lo que no te gustaría que te hicieran? El placer compartido puede vivirse de múltiples formas; y tener un amante es una opción que no tiene porque ser comparado a tener pareja, ya que es un tipo de relación completamente diferente, basada en unos intereses y con unos propósitos diferentes de índole primordialmente sexual. Es una opción que no se puede despreciar, ya que quizás sea la mejor o la única manera de poder gozar del sexo compartido. Antonia Juanico Mulet Psicóloga  Instituto de Psicología y Sexología Espill Máster en Promoción de la salud sexualBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=0a35d567-bba2-4901-8a7d-b55f898c7ba6La música como estímulo sexualThu, 21 Feb 2013 01:09:37 -0800María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb10a35d567-bba2-4901-8a7d-b55f898c7ba6BlogArticleE99AE6F53145BB72012013-02-21T09:11:06.17Los estímulos sexuales son infinitos: colores, texturas, maquillajes, juguetes, olores, sabores, imágenes, luces, temperatura; en fin, cuando se trata de adornar el rito sexual, todo juega. En ese infinito espacio de creaciones habita el estímulo más bello que llena de sentido la vida erótica: la música, con sus melodías, susurros, voces, notas… La música, dentro de un contexto apropiado, se convierte en un elemento que induce al placer, lo acompaña y lo fija en la memoria, por eso vemos cómo los ritmos  estimulan, transportándonos de manera inmediata al deseo; y es que, aún sin saberlo, se adoptan canciones específicas que se asocian a la relación sexual convirtiéndolas en estímulos íntimamente incitantes. La memoria auditiva es muy potente y perdura en el tiempo, sabemos que la música arropa los recuerdos y que una canción puede disparar nuestras emociones. Come le ocurre al protagonista la película: El lado bueno de las cosas (Silver linings playbook). Por eso si queremos dejar huella nada mejor que asociar la música a nuestros encuentros sexuales. Pero, ¿qué canciones o ritmos se eligen  en los encuentros sexuales? ¿Existe alguno en particular? En todas las culturas se han estereotipado ritmos relacionados con el erotismo que van dirigidos a la conquista, a expresar el amor o a avivar la pasión. Esto es un aprendizaje humano, por lo tanto es variable y puede ser transformado una y otra vez por la misma cultura de acuerdo a las características de la época, del paisaje y de las individualidades.  Por eso no se puede afirmar que exista un único ritmo o canción que sea la apropiada  para el encuentro sexual,  veamos un ejemplo: ¿qué música podría ser erótica para los africanos y cual para los chinos? o en un plano más cercano, ¿cuál podría ser más sensual para los que viven en zonas costeras y cuál para los de zonas de montaña? ¿Cuál para una abuela y cuál para un adolescente? ¿Cuál para ti y cual para tu pareja?  Está claro que no podemos estandarizar un ritmo único apropiado para los encuentros, todos los ritmos tienen reservado su lugar en el mundo del erotismo, desde la suave balada a los movimientos rítmicos de la salsa. La música despierta todo tipo de emociones y sentimientos, nos trasporta, acentúa la creatividad, incita al movimiento, a la danza, libera endorfinas (que proporcionan sensación de bienestar y euforia), nos hace sentir sensuales, nos contagia de su ritmo. Además puede ser de ayuda para contrarrestar la ansiedad sexual por sus propiedades relajantes, que alejan  los miedos y los pensamientos generadores de bloqueos, convirtiéndola en un elemento importante para que la pasión incluida en todas las fases de la respuesta sexual fluya libremente. Otra cuestión importante, es que a la hora de elegir la música tengamos en cuenta qué ritmos son los apropiados para nuestro propósito sexual: seducir, enamorar, conquistar, erotizar… También debemos tomar conciencia de los ritmos que nos hacen sentir mejor, los que más nos emocionan; procurando elegir canciones que transmitan en sus notas y letra mensajes positivos y saludables que  generen emociones agradables y placenteras. Considerando que es una buena idea utilizar la música como vehículo para romper la monotonía y sorprender a la pareja, apuntamos unas sencillas recomendaciones para incluirla en los juegos sexuales: Explorar para descubrir cuál es la música que más gusta y estimula en la relación sexual. Consultar con la pareja las melodías que más le incitan y estimulan en un encuentro sexual. Sorprender a la pareja con una melodía que hayas escogido especialmente  por su ritmo o letra, dedícasela, cántala, colócala más de una vez mientras hacen el amor, su sonido se convertirá en un elemento que condiciona el encuentro sexual y cada vez que se escuche será una invitación sexual. Y cuando pase el tiempo, estén o no estén juntos, en cada momento que la encuentren por casualidad asistirán a una cita erótica eternamente. Erika Alejandra Pinzón Benavides Psicóloga  Instituto de Psicología y Sexología Espill Máster en Sexología Clínica Uned-EspillLos estímulos sexuales son infinitos: colores, texturas, maquillajes, juguetes, olores, sabores, imágenes, luces, temperatura; en fin, cuando se trata de adornar el rito sexual, todo juega. En ese infinito espacio de creaciones habita el estímulo más bello que llena de sentido la vida erótica: la música, con sus melodías, susurros, voces, notas… La música, dentro de un contexto apropiado, se convierte en un elemento que induce al placer, lo acompaña y lo fija en la memoria, por eso vemos cómo los ritmos  estimulan, transportándonos de manera inmediata al deseo; y es que, aún sin saberlo, se adoptan canciones específicas que se asocian a la relación sexual convirtiéndolas en estímulos íntimamente incitantes. La memoria auditiva es muy potente y perdura en el tiempo, sabemos que la música arropa los recuerdos y que una canción puede disparar nuestras emociones. Come le ocurre al protagonista la película: El lado bueno de las cosas (Silver linings playbook). Por eso si queremos dejar huella nada mejor que asociar la música a nuestros encuentros sexuales. Pero, ¿qué canciones o ritmos se eligen  en los encuentros sexuales? ¿Existe alguno en particular? En todas las culturas se han estereotipado ritmos relacionados con el erotismo que van dirigidos a la conquista, a expresar el amor o a avivar la pasión. Esto es un aprendizaje humano, por lo tanto es variable y puede ser transformado una y otra vez por la misma cultura de acuerdo a las características de la época, del paisaje y de las individualidades.  Por eso no se puede afirmar que exista un único ritmo o canción que sea la apropiada  para el encuentro sexual,  veamos un ejemplo: ¿qué música podría ser erótica para los africanos y cual para los chinos? o en un plano más cercano, ¿cuál podría ser más sensual para los que viven en zonas costeras y cuál para los de zonas de montaña? ¿Cuál para una abuela y cuál para un adolescente? ¿Cuál para ti y cual para tu pareja?  Está claro que no podemos estandarizar un ritmo único apropiado para los encuentros, todos los ritmos tienen reservado su lugar en el mundo del erotismo, desde la suave balada a los movimientos rítmicos de la salsa. La música despierta todo tipo de emociones y sentimientos, nos trasporta, acentúa la creatividad, incita al movimiento, a la danza, libera endorfinas (que proporcionan sensación de bienestar y euforia), nos hace sentir sensuales, nos contagia de su ritmo. Además puede ser de ayuda para contrarrestar la ansiedad sexual por sus propiedades relajantes, que alejan  los miedos y los pensamientos generadores de bloqueos, convirtiéndola en un elemento importante para que la pasión incluida en todas las fases de la respuesta sexual fluya libremente. Otra cuestión importante, es que a la hora de elegir la música tengamos en cuenta qué ritmos son los apropiados para nuestro propósito sexual: seducir, enamorar, conquistar, erotizar… También debemos tomar conciencia de los ritmos que nos hacen sentir mejor, los que más nos emocionan; procurando elegir canciones que transmitan en sus notas y letra mensajes positivos y saludables que  generen emociones agradables y placenteras. Considerando que es una buena idea utilizar la música como vehículo para romper la monotonía y sorprender a la pareja, apuntamos unas sencillas recomendaciones para incluirla en los juegos sexuales: Explorar para descubrir cuál es la música que más gusta y estimula en la relación sexual. Consultar con la pareja las melodías que más le incitan y estimulan en un encuentro sexual. Sorprender a la pareja con una melodía que hayas escogido especialmente  por su ritmo o letra, dedícasela, cántala, colócala más de una vez mientras hacen el amor, su sonido se convertirá en un elemento que condiciona el encuentro sexual y cada vez que se escuche será una invitación sexual. Y cuando pase el tiempo, estén o no estén juntos, en cada momento que la encuentren por casualidad asistirán a una cita erótica eternamente. Erika Alejandra Pinzón Benavides Psicóloga  Instituto de Psicología y Sexología Espill Máster en Sexología Clínica Uned-EspillBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=11596e92-a486-40cf-8ce9-96855d72921cCómo nos comportamos en las tiendas eróticasWed, 27 Feb 2013 10:28:57 -0800María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb111596e92-a486-40cf-8ce9-96855d72921cBlogArticleE99AE6F53145BB72012013-02-27T18:30:28.287En pocos años se ha extendido la adquisición de juguetes sexuales, tanto para uso personal como para regalo. Las visitas a las tiendas eróticas son cada vez más frecuentes, aunque todavía siguen siendo espacios proscritos para cierto público. Desafortunadamente, el reconocimiento del deseo y del placer sexual sigue siendo tabú para algunas personas. Y es una pena, porque cuidar nuestro desarrollo erótico contribuye de manera significativa a mejorar nuestra calidad de vida y ser más felices. La visita a estos lugares  genera un sinfín de anécdotas y situaciones curiosas, para algunas personas cruzar el umbral de estos establecimientos supone todo un reto. Le hemos pedido a  Fernando Alonso,  Experto Universitario en Sexualidad y Educación Sexual y director de Sexo Guay, que comparta con nosotros su experiencia. Estas son sus palabras: Uno de los efectos negativos que tiene en la población la falta de una Educación Sexual adecuada, es la inseguridad que puede crear ante situaciones de cualquier índole relacionadas con la sexualidad. En mi larga experiencia dirigiendo una tienda erótica, he podido comprobar como muchas personas se sienten incómodas al estar rodeadas de “sexo” por todas partes. Dicha incomodidad se manifiesta en diferentes conductas. Por ejemplo, cuando la visita es de varios amigos o amigas que vienen juntos, es muy típico que se desplacen por la tienda en un grupo muy compacto, procurando no llamar la atención y mirando solamente y «exactamente» los mismos artículos que miren los demás. Ya se sabe que en esto del sexo… queremos ser «normales». En algunos casos, la incomodidad se hace realmente insoportable, como en el caso de ese señor, de unos 50 años, que entró en la tienda y a los pocos segundos se disculpó educadamente para salir rápidamente diciendo: - Perdón, pero es que… me estoy sonrojando y me voy. Cuando viene una pareja y solamente una de las dos partes está interesada en conocer el mundo del accesorio erótico, la otra parte suele mostrar abiertamente su incomodidad. Unas veces poniéndose a la espalda de la pareja y protegiéndose detrás de ella mientras curiosea por el local; en otros casos, poniendo cara de «a ver si acabas ya», a cualquier pregunta o comentario. En ocasiones, estar rodeados de tanto material con referencias explícitamente sexuales les genera tal inquietud, que tras unos momentos de tensión, deciden «salir pitando» y esperar a su pareja fuera de la tienda. La falta de información y el nerviosismo quedan reflejados a la hora de solicitar lo que desean o al preguntar por algún accesorio. A veces, el cliente, o la clienta, dan un gran rodeo para pedir lo que han venido a buscar; o buscan un argumento que justifique su visita y su compra. En algunos casos, su actitud tímida y retraída les juega una mala pasada y surgen confusiones que le hacen pedir una «vejiga», en vez de una «vagina», o  preguntar por las películas «etéreo», en vez de las películas «hetero». Es cierto que muchas personas se comportan con soltura y absoluta normalidad en nuestra tienda. Nos pareció curioso el caso de dos mujeres que entraron con un bebé en una sillita a comprar un vibrador. Tras la explicación del dependiente, y ante la duda para elegir entre dos productos, escogieron el vibrador adecuado colocando ambos  «juguetes» al alcance del bebé (de unos 18 meses) y esperando a ver cuál de los dos cogía primero. En ocasiones podemos escuchar algunos chistes y comentarios graciosos como la chica que al ver un accesorio que es una especie de «Bala vibradora», le comentó a su amiga: - Bala vibradora, ¡PUM!, la disparas y así te la metes hasta dentro. Lo cierto es que en muchas personas percibes la sensación de inquietud, tanto al entrar como al salir de la tienda, por miedo a que las vean y a lo que puedan pensar de ellas. Supongo que aún tendrá que pasar más tiempo, para que puedan visitar con naturalidad y sin ningún tipo de presión una tienda erótica. Un lugar donde el placer no está prohibido, en el que se puede encontrar accesorios para enriquecer la vida sexual. Fernando Alonso San Martin Colaboradora  Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Experto en sexualidad humana y salud sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​​esEn pocos años se ha extendido la adquisición de juguetes sexuales, tanto para uso personal como para regalo. Las visitas a las tiendas eróticas son cada vez más frecuentes, aunque todavía siguen siendo espacios proscritos para cierto público. Desafortunadamente, el reconocimiento del deseo y del placer sexual sigue siendo tabú para algunas personas. Y es una pena, porque cuidar nuestro desarrollo erótico contribuye de manera significativa a mejorar nuestra calidad de vida y ser más felices. La visita a estos lugares  genera un sinfín de anécdotas y situaciones curiosas, para algunas personas cruzar el umbral de estos establecimientos supone todo un reto. Le hemos pedido a  Fernando Alonso,  Experto Universitario en Sexualidad y Educación Sexual y director de Sexo Guay, que comparta con nosotros su experiencia. Estas son sus palabras: Uno de los efectos negativos que tiene en la población la falta de una Educación Sexual adecuada, es la inseguridad que puede crear ante situaciones de cualquier índole relacionadas con la sexualidad. En mi larga experiencia dirigiendo una tienda erótica, he podido comprobar como muchas personas se sienten incómodas al estar rodeadas de “sexo” por todas partes. Dicha incomodidad se manifiesta en diferentes conductas. Por ejemplo, cuando la visita es de varios amigos o amigas que vienen juntos, es muy típico que se desplacen por la tienda en un grupo muy compacto, procurando no llamar la atención y mirando solamente y «exactamente» los mismos artículos que miren los demás. Ya se sabe que en esto del sexo… queremos ser «normales». En algunos casos, la incomodidad se hace realmente insoportable, como en el caso de ese señor, de unos 50 años, que entró en la tienda y a los pocos segundos se disculpó educadamente para salir rápidamente diciendo: - Perdón, pero es que… me estoy sonrojando y me voy. Cuando viene una pareja y solamente una de las dos partes está interesada en conocer el mundo del accesorio erótico, la otra parte suele mostrar abiertamente su incomodidad. Unas veces poniéndose a la espalda de la pareja y protegiéndose detrás de ella mientras curiosea por el local; en otros casos, poniendo cara de «a ver si acabas ya», a cualquier pregunta o comentario. En ocasiones, estar rodeados de tanto material con referencias explícitamente sexuales les genera tal inquietud, que tras unos momentos de tensión, deciden «salir pitando» y esperar a su pareja fuera de la tienda. La falta de información y el nerviosismo quedan reflejados a la hora de solicitar lo que desean o al preguntar por algún accesorio. A veces, el cliente, o la clienta, dan un gran rodeo para pedir lo que han venido a buscar; o buscan un argumento que justifique su visita y su compra. En algunos casos, su actitud tímida y retraída les juega una mala pasada y surgen confusiones que le hacen pedir una «vejiga», en vez de una «vagina», o  preguntar por las películas «etéreo», en vez de las películas «hetero». Es cierto que muchas personas se comportan con soltura y absoluta normalidad en nuestra tienda. Nos pareció curioso el caso de dos mujeres que entraron con un bebé en una sillita a comprar un vibrador. Tras la explicación del dependiente, y ante la duda para elegir entre dos productos, escogieron el vibrador adecuado colocando ambos  «juguetes» al alcance del bebé (de unos 18 meses) y esperando a ver cuál de los dos cogía primero. En ocasiones podemos escuchar algunos chistes y comentarios graciosos como la chica que al ver un accesorio que es una especie de «Bala vibradora», le comentó a su amiga: - Bala vibradora, ¡PUM!, la disparas y así te la metes hasta dentro. Lo cierto es que en muchas personas percibes la sensación de inquietud, tanto al entrar como al salir de la tienda, por miedo a que las vean y a lo que puedan pensar de ellas. Supongo que aún tendrá que pasar más tiempo, para que puedan visitar con naturalidad y sin ningún tipo de presión una tienda erótica. Un lugar donde el placer no está prohibido, en el que se puede encontrar accesorios para enriquecer la vida sexual. Fernando Alonso San Martin Colaboradora  Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Experto en sexualidad humana y salud sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=24eb6944-5f48-42f1-8b6b-a1965c0f9e6aLa píldora del día después no es abortivaFri, 08 Mar 2013 01:20:08 -0800María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb124eb6944-5f48-42f1-8b6b-a1965c0f9e6aBlogArticleE99AE6F53145BB72012013-03-08T09:20:08.61Los métodos anticonceptivos de emergencia no son abortivos Los obispos alemanes aprueban el uso de la píldora del día después en caso de violación para impedir la fecundación.  El diario digital El Mundo  se hace eco de esta noticia, que ha sido contestada por el portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Monseñor Juan Antonio Martínez Camino.  El citado portavoz manifestó que los obispos españoles tienen sus reservas al respecto, porque no les consta que existan píldoras del día después sin efectos abortivos. Afortunadamente, gracias a numerosas investigaciones avaladas por la OMS (Organización Mundial de la Salud), estamos en posición de resolver sus dudas: Según la OMS (nota descriptiva Nº244 de julio de 2012) los métodos de emergencia, como la píldora del día después, no son abortivos, sino que previenen la mayoría de los embarazos, es decir, impiden la fecundación si se emplean dentro de los 5 primeros días después de una relación sexual, no siendo efectivos si ya se está embarazada. Dentro de esta categoría se incluyen la píldora postcoital o de emergencia y los dispositivos intrauterinos de cobre. Se recomienda el uso de ambos cuando se producen los siguientes supuestos: no se ha utilizado un método anticonceptivo; se han empleado métodos barrera como el preservativo, diafragma o capuchón cervical, pero de manera incorrecta lo que provoca su rotura, deslizamiento, desgarro, etc.; no se han tomado correctamente los anticonceptivos hormonales; se han desplazado, retirado o colocado tardíamente los parches transdérmicos o el anillo hormonal vaginal; se ha producido la expulsión del DIU o del implante anticonceptivo hormonal; agresión sexual sin que la mujer utilice un método anticonceptivo eficaz. También en los casos de empleo de la marcha atrás y del cálculo erróneo de los días fértiles del ciclo, sin utilizar métodos barrera entre otros. Píldoras anticonceptivas de emergencia o píldora del día después Las píldoras anticonceptivas de levonorgestrel, no posibilitan la fecundación porque impiden o retrasan la ovulación y tienen un efecto sobre el moco cervical y sobre la capacidad del espermatozoide para fertilizar al óvulo. Pero si ya existe fecundación y ha comenzado la implantación del embrión, no provoca el aborto.  Con respecto a la dosificación, la OMS recomienda una sola dosis (1,5 mg) o dos (0,75 mg cada una) con un intervalo de 12 horas, durante los 5 días posteriores a la relación sexual, aunque siempre se aconseja que sea lo antes posible para asegurar la efectividad, que puede llegar a ser del 94%. Como la mayoría de los medicamentos, no se debe administrar a mujeres embarazadas aunque, si ya lo está y no lo sabe, las pruebas indican que no perjudicará ni a la madre ni al feto, es decir, no provocará el aborto ni otros daños. La OMS recalca que no se trata de un método anticonceptivo y, por tanto, únicamente debe utilizarse para emergencias, pudiendo provocar su uso frecuente irregularidad menstrual, aunque no afecta a la fertilidad, como se apunta erróneamente en algunas publicaciones Dispositivos intrauterinos de cobre Los DIU de cobre son un método anticonceptivo porque impide la fecundación al crear un medio químico en el útero que afecta al espermatozoide y al óvulo, antes de que se produzca su unión y por eso, si se coloca durante los primeros 5 días tras la relación sexual sin protección, puede prevenir el embarazo con una efectividad de hasta el 99%. Este dispositivo, como es un método anticonceptivo muy eficaz, se puede dejar colocado hasta que se decida cambiarlo por otro. Se desaconseja su utilización si la mujer está embarazada y por ello se hacen pruebas antes de su colocación. Los riesgos de infección, perforación o expulsión son bajos, pero se recomienda consultar con el facultativo que va a colocarlo los posibles efectos secundarios y contraindicaciones. Volviendo a la noticia de elmundo.es y antes de pasar a otro tema, Monseñor Juan Antonio Martínez Camino ante la pregunta de si la Iglesia permitiría el uso de la píldora del día después si impidiera la fecundación y no fuera abortiva, contestó que sí, pero solo en caso de violación porque no es un acto conyugal. ¿Se podría considerar como un comienzo de apertura dentro de la Iglesia? Ese es otro tema…  Bueno, sea como fuere, esperemos que las investigaciones avaladas por la OMS les hayan aclarado estas dudas y dejen de considerar a estos métodos como abortivos y de censurar su uso médico. Cristina G.M. Colaboradora  Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Máster en Promoción de la Salud Sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​​esLos métodos anticonceptivos de emergencia no son abortivos Los obispos alemanes aprueban el uso de la píldora del día después en caso de violación para impedir la fecundación.  El diario digital El Mundo  se hace eco de esta noticia, que ha sido contestada por el portavoz y secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Monseñor Juan Antonio Martínez Camino.  El citado portavoz manifestó que los obispos españoles tienen sus reservas al respecto, porque no les consta que existan píldoras del día después sin efectos abortivos. Afortunadamente, gracias a numerosas investigaciones avaladas por la OMS (Organización Mundial de la Salud), estamos en posición de resolver sus dudas: Según la OMS (nota descriptiva Nº244 de julio de 2012) los métodos de emergencia, como la píldora del día después, no son abortivos, sino que previenen la mayoría de los embarazos, es decir, impiden la fecundación si se emplean dentro de los 5 primeros días después de una relación sexual, no siendo efectivos si ya se está embarazada. Dentro de esta categoría se incluyen la píldora postcoital o de emergencia y los dispositivos intrauterinos de cobre. Se recomienda el uso de ambos cuando se producen los siguientes supuestos: no se ha utilizado un método anticonceptivo; se han empleado métodos barrera como el preservativo, diafragma o capuchón cervical, pero de manera incorrecta lo que provoca su rotura, deslizamiento, desgarro, etc.; no se han tomado correctamente los anticonceptivos hormonales; se han desplazado, retirado o colocado tardíamente los parches transdérmicos o el anillo hormonal vaginal; se ha producido la expulsión del DIU o del implante anticonceptivo hormonal; agresión sexual sin que la mujer utilice un método anticonceptivo eficaz. También en los casos de empleo de la marcha atrás y del cálculo erróneo de los días fértiles del ciclo, sin utilizar métodos barrera entre otros. Píldoras anticonceptivas de emergencia o píldora del día después Las píldoras anticonceptivas de levonorgestrel, no posibilitan la fecundación porque impiden o retrasan la ovulación y tienen un efecto sobre el moco cervical y sobre la capacidad del espermatozoide para fertilizar al óvulo. Pero si ya existe fecundación y ha comenzado la implantación del embrión, no provoca el aborto.  Con respecto a la dosificación, la OMS recomienda una sola dosis (1,5 mg) o dos (0,75 mg cada una) con un intervalo de 12 horas, durante los 5 días posteriores a la relación sexual, aunque siempre se aconseja que sea lo antes posible para asegurar la efectividad, que puede llegar a ser del 94%. Como la mayoría de los medicamentos, no se debe administrar a mujeres embarazadas aunque, si ya lo está y no lo sabe, las pruebas indican que no perjudicará ni a la madre ni al feto, es decir, no provocará el aborto ni otros daños. La OMS recalca que no se trata de un método anticonceptivo y, por tanto, únicamente debe utilizarse para emergencias, pudiendo provocar su uso frecuente irregularidad menstrual, aunque no afecta a la fertilidad, como se apunta erróneamente en algunas publicaciones Dispositivos intrauterinos de cobre Los DIU de cobre son un método anticonceptivo porque impide la fecundación al crear un medio químico en el útero que afecta al espermatozoide y al óvulo, antes de que se produzca su unión y por eso, si se coloca durante los primeros 5 días tras la relación sexual sin protección, puede prevenir el embarazo con una efectividad de hasta el 99%. Este dispositivo, como es un método anticonceptivo muy eficaz, se puede dejar colocado hasta que se decida cambiarlo por otro. Se desaconseja su utilización si la mujer está embarazada y por ello se hacen pruebas antes de su colocación. Los riesgos de infección, perforación o expulsión son bajos, pero se recomienda consultar con el facultativo que va a colocarlo los posibles efectos secundarios y contraindicaciones. Volviendo a la noticia de elmundo.es y antes de pasar a otro tema, Monseñor Juan Antonio Martínez Camino ante la pregunta de si la Iglesia permitiría el uso de la píldora del día después si impidiera la fecundación y no fuera abortiva, contestó que sí, pero solo en caso de violación porque no es un acto conyugal. ¿Se podría considerar como un comienzo de apertura dentro de la Iglesia? Ese es otro tema…  Bueno, sea como fuere, esperemos que las investigaciones avaladas por la OMS les hayan aclarado estas dudas y dejen de considerar a estos métodos como abortivos y de censurar su uso médico. Cristina G.M. Colaboradora  Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Máster en Promoción de la Salud Sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=dfa73d80-53cb-4b48-9a8c-b9788d15eab8Apuntes para cuidar la vida en parejaThu, 21 Mar 2013 08:32:16 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb1dfa73d80-53cb-4b48-9a8c-b9788d15eab8BlogArticleE99AE6F53145BB72012013-03-21T15:32:49.033Las cuestiones de pareja siempre son un tema recurrente en cualquier consulta de sexología. Esta semana he impartido, en compañía el Dr. Froilán Sánchez, un taller sobre este tema a médicos reunidos en el Foro de Salud Sexual de Marbella. El objetivo del taller era ofrecer recursos a los profesionales para manejar los conflictos de pareja, dado que ésta puede tener una notable influencia para bien o para mal en la evolución de los problemas de salud, sobre todo en el caso de disfunciones sexuales. Gracias a los comentarios de los asistentes pudimos constatar que el tema mueve mucho. Son cosas que ya sabemos- decía una médico- pero que viene muy bien ver expuestas de manera tan clara, ya que ayudan reflexionar y a ponerlas en práctica en nuestra vida personal. Motivada por estos comentarios he pensado que podría ser interesante ofrecer unas sencillas recomendaciones que ayuden a cuidar la relación. En primer lugar tiene que quedar claro que la pareja es una opción, no una obligación. Y que para que toda relación funcione requiere de un compromiso. Por otro lado, el vínculo se debe mantener al día prestándole atención y cuidándolo. Si no se está dispuesto a ello, no va a funcionar; en cuestión de pareja las medias tintas son un desastre. O se está o no se está en pareja, no vale lo de ahora sí y ahora no. Bien es verdad que las condiciones del contrato pueden ser muy variadas y pueden oscilar de un mayor a un menor compromiso; pero toda pareja se rige por un contrato implícito y explicito que siempre está presente. Vamos a comentar algunos de los componentes presentes en la relación de pareja, para poder evaluar en qué medida son satisfactorios en la relación y en qué grado podemos mejorarlos: Empatía: Una persona enamorada o interesada por otra es empática, se preocupa por su pareja, y más todavía en periodo de conquista. Pero ésta no debe descuidarse o perderse cuando la pareja está consolidada, ya que es una de las muestras de amor más apreciada. Confianza: Inspirar confianza es una condición necesaria para iniciar una relación, es importante desplegar nuestras antenas sensoriales para detectar si nos sentimos bien con esa persona o si percibimos algún tipo de incomodidad o peligro. La confianza se debe ir desarrollando hasta convertirse en un ingrediente esencial, ya que tener alguien en quien confiar de manera incondicional es uno de los aspectos más valorados de la vida en pareja. Afecto: Las muestras de cariño y ternura son un excelente indicador de los sentimientos que inspiramos a esa persona. Hay que cuidarlas y propiciarlas, no se deben descuidar en ningún mome nto. Besos, caricias, manifestaciones de afecto, más allá del tiempo dedicado al sexo, son esenciales en la relación de pareja, son el combustible que la hace funcionar. Compatibilidad: Cuando nos interesa alguien de verdad sentimos que somos compatibles, aunque veamos diferencias de carácter pensamos que los polos opuestos se atraen; en esencia sentimos que tenemos una visión parecida del mundo y que somos unos buenos compañeros de viaje. Está comprobado que la compatibilidad es un factor que predice el éxito de la pareja. Sintonía: La sintonía tiene que ver con la sensación de que nuestras emociones son compartidas, que tenemos sensibilidades parecidas, que en muchas ocasiones vibramos al unísono. Proyecto de futuro: El proyecto de futuro conjunto es uno de los indicadores más fiables de la estabilidad de una pareja. Los proyectos de futuro se pueden manifestar en distintos aspectos en función del tipo de pareja y se resume en el deseo de permanecer juntos. Hoy en día hay muchos tipos de parejas y no todas aspiran al matrimonio; hay parejas estupendas que viven cada una en su casa y sólo se ven los fines de semana. Como hemos dicho, los modelos de relación son muy variados. Por eso es importante tener claro qué esperamos de la relación y qué podemos aportar. En la comunicación honesta está la clave para que la vida en pareja nos aporte bienestar y satisfacción. Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esLas cuestiones de pareja siempre son un tema recurrente en cualquier consulta de sexología. Esta semana he impartido, en compañía el Dr. Froilán Sánchez, un taller sobre este tema a médicos reunidos en el Foro de Salud Sexual de Marbella. El objetivo del taller era ofrecer recursos a los profesionales para manejar los conflictos de pareja, dado que ésta puede tener una notable influencia para bien o para mal en la evolución de los problemas de salud, sobre todo en el caso de disfunciones sexuales. Gracias a los comentarios de los asistentes pudimos constatar que el tema mueve mucho. Son cosas que ya sabemos- decía una médico- pero que viene muy bien ver expuestas de manera tan clara, ya que ayudan reflexionar y a ponerlas en práctica en nuestra vida personal. Motivada por estos comentarios he pensado que podría ser interesante ofrecer unas sencillas recomendaciones que ayuden a cuidar la relación. En primer lugar tiene que quedar claro que la pareja es una opción, no una obligación. Y que para que toda relación funcione requiere de un compromiso. Por otro lado, el vínculo se debe mantener al día prestándole atención y cuidándolo. Si no se está dispuesto a ello, no va a funcionar; en cuestión de pareja las medias tintas son un desastre. O se está o no se está en pareja, no vale lo de ahora sí y ahora no. Bien es verdad que las condiciones del contrato pueden ser muy variadas y pueden oscilar de un mayor a un menor compromiso; pero toda pareja se rige por un contrato implícito y explicito que siempre está presente. Vamos a comentar algunos de los componentes presentes en la relación de pareja, para poder evaluar en qué medida son satisfactorios en la relación y en qué grado podemos mejorarlos: Empatía: Una persona enamorada o interesada por otra es empática, se preocupa por su pareja, y más todavía en periodo de conquista. Pero ésta no debe descuidarse o perderse cuando la pareja está consolidada, ya que es una de las muestras de amor más apreciada. Confianza: Inspirar confianza es una condición necesaria para iniciar una relación, es importante desplegar nuestras antenas sensoriales para detectar si nos sentimos bien con esa persona o si percibimos algún tipo de incomodidad o peligro. La confianza se debe ir desarrollando hasta convertirse en un ingrediente esencial, ya que tener alguien en quien confiar de manera incondicional es uno de los aspectos más valorados de la vida en pareja. Afecto: Las muestras de cariño y ternura son un excelente indicador de los sentimientos que inspiramos a esa persona. Hay que cuidarlas y propiciarlas, no se deben descuidar en ningún mome nto. Besos, caricias, manifestaciones de afecto, más allá del tiempo dedicado al sexo, son esenciales en la relación de pareja, son el combustible que la hace funcionar. Compatibilidad: Cuando nos interesa alguien de verdad sentimos que somos compatibles, aunque veamos diferencias de carácter pensamos que los polos opuestos se atraen; en esencia sentimos que tenemos una visión parecida del mundo y que somos unos buenos compañeros de viaje. Está comprobado que la compatibilidad es un factor que predice el éxito de la pareja. Sintonía: La sintonía tiene que ver con la sensación de que nuestras emociones son compartidas, que tenemos sensibilidades parecidas, que en muchas ocasiones vibramos al unísono. Proyecto de futuro: El proyecto de futuro conjunto es uno de los indicadores más fiables de la estabilidad de una pareja. Los proyectos de futuro se pueden manifestar en distintos aspectos en función del tipo de pareja y se resume en el deseo de permanecer juntos. Hoy en día hay muchos tipos de parejas y no todas aspiran al matrimonio; hay parejas estupendas que viven cada una en su casa y sólo se ven los fines de semana. Como hemos dicho, los modelos de relación son muy variados. Por eso es importante tener claro qué esperamos de la relación y qué podemos aportar. En la comunicación honesta está la clave para que la vida en pareja nos aporte bienestar y satisfacción. Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=086871ac-86ab-4d59-bf65-fde83de7746aCómo puede contribuir el nuevo Papa a la Salud SexualFri, 15 Mar 2013 07:05:19 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb1086871ac-86ab-4d59-bf65-fde83de7746aBlogArticleE99AE6F53145BB72012013-03-15T14:05:19.127Cuando estaba preparando el post de esta semana, me sorprendió la gripe obligándome a interrumpir cualquier actividad. Al retomar el tema lo encuentro sobrepasado por el rodillo de la actualidad. Iba a hablar del cónclave, concretamente de su composición sexista. Resaltando los dos mil años de machismo obstinado de la iglesia católica y preguntándome cuánto tiempo más íbamos a seguir sufriendo esa injusticia institucionalizada, esa aberración contra la equidad de género. Todo esto tratado con el debido respeto y sin acritud.  En ésas estaba cuando anuncian al nuevo Papa: un señor de cara afable que elige como nombre Francisco. Optimista como soy, esos escasos datos me parecen prometedores. Siento decirlo, pero cuando salió elegido Ratzinger, sus gestos me recordaron al muñeco diabólico protagonista de una vieja película, no era animadversión premeditada, se parecía mucho o eso pensaba yo. Por el contrario el Papa Francisco, este sencillo caballero de modales suaves, con actitud humilde y empatía con los más desfavorecidos me parece una muy buena opción en los tiempos que corren. Y por supuesto, qué sea latinoamericano le añade atractivo y cercanía.   Queda por ahí pendiente alguna fea sospecha de colaboración con la dictadura argentina, pero al parecer solo quedo en eso, en una sospecha. Por lo que no vamos a ser más inquisidores que nadie y respetemos la presunción de inocencia. Que no haya tenido muy buenas relaciones con los Kirchner le añade un plus; la adulación del clero a los poderes mundanos es una práctica demasiado común que siempre me ha parecido detestable.   Alguien se puede estar preguntando qué necesidad hay de dedicar al Papa un post de Sexología, mucha, muchísima diría yo. Los mandatos religiosos tienen una importancia capital en los niveles de felicidad y salud sexual de muchas personas en el mundo. En este caso estamos hablando del líder espiritual de millones de personas. Y aunque se piense que sus encíclicas y escritos no son importantes, puedo asegurar con total rotundidad, que parte de la humanidad siguen siendo víctimas de sus mensajes. Por eso me gustaría señalar algunas cuestiones que este nuevo Papa debería abordar, alejándose de la sombra de la Inquisición y aproximándose a las bondades del Jesús primitivo, que acogió a la Magdalena.   Trabajo tiene Su Santidad, si quiere ponerse al día en temas de salud sexual y derechos sexuales. Hay un largo listado: Anticonceptivos, aborto, equidad de género, respeto a la orientación sexual, los homosexuales tienen derecho a vivir su sexualidad. Capítulo aparte merecen los numerosísimos casos de pedofilia en sus congregaciones. Y no se olvide del derecho al placer, al que la Iglesia siempre le ha tenido tanto miedo. Friedrich Nietzsche, en su obra «Más allá del bien y del mal», hace una reflexión interesantísima sobre la relación de la doctrina católica con el sexo. Para el filósofo, la Iglesia le ha dado de beber al eros, un veneno que le hizo degenerar en vicio: …con sus  prohibiciones, ¿no convierte acaso en amargo lo más hermoso de la vida? ¿No pone quizás carteles de prohibición precisamente allí donde la alegría, predispuesta en nosotros por el Creador, nos ofrece una felicidad que nos hace pregustar algo de lo divino? Algunas personas asocian la vivencia de los placeres sexuales con la antesala del paraíso. Y otras sufren graves sentimientos de culpa después de haber disfrutado de las bondades del sexo; he tenido que tratar en consulta estos casos y me ha parecido muy injusto que esas buenas personas no puedan disfrutar sanamente de su sexualidad y tengan que sufrir por unos mandatos irracionales y contra natura, nunca mejor dicho.   Quizá un buen ejemplo de lo que señala el filósofo alemán lo encontramos en el escándalo de los abusos sexuales a menores, cometidos por religiosos, que se supone deben vivir en castidad. Como se ha dicho: no se puede ir en contra de la naturaleza humana, sabemos que reprimir la sexualidad puede tener consecuencias muy negativas en algunas personas, y la Iglesia lo está pagando en carne propia por lo que estos inaceptables hechos deberían hacerles reflexionar.   En esencia, todo se resume a un principio inalienable: la aceptación de que somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos. Así que, Su Santidad, no le tenga miedo al sexo. Afronte la esencia del ser humano y entienda que la sexualidad es una forma privilegiada de comunicación que nos conduce al amor y al respeto.  Contribuya como Iglesia a promoción de los derechos sexuales y la salud sexual como elementos esenciales para el desarrollo personal y social en el mundo.   MÁS EN MSN   El Vaticano denuncia una campaña difamatoria contra el Papa Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Codirectora Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esCuando estaba preparando el post de esta semana, me sorprendió la gripe obligándome a interrumpir cualquier actividad. Al retomar el tema lo encuentro sobrepasado por el rodillo de la actualidad. Iba a hablar del cónclave, concretamente de su composición sexista. Resaltando los dos mil años de machismo obstinado de la iglesia católica y preguntándome cuánto tiempo más íbamos a seguir sufriendo esa injusticia institucionalizada, esa aberración contra la equidad de género. Todo esto tratado con el debido respeto y sin acritud.  En ésas estaba cuando anuncian al nuevo Papa: un señor de cara afable que elige como nombre Francisco. Optimista como soy, esos escasos datos me parecen prometedores. Siento decirlo, pero cuando salió elegido Ratzinger, sus gestos me recordaron al muñeco diabólico protagonista de una vieja película, no era animadversión premeditada, se parecía mucho o eso pensaba yo. Por el contrario el Papa Francisco, este sencillo caballero de modales suaves, con actitud humilde y empatía con los más desfavorecidos me parece una muy buena opción en los tiempos que corren. Y por supuesto, qué sea latinoamericano le añade atractivo y cercanía.   Queda por ahí pendiente alguna fea sospecha de colaboración con la dictadura argentina, pero al parecer solo quedo en eso, en una sospecha. Por lo que no vamos a ser más inquisidores que nadie y respetemos la presunción de inocencia. Que no haya tenido muy buenas relaciones con los Kirchner le añade un plus; la adulación del clero a los poderes mundanos es una práctica demasiado común que siempre me ha parecido detestable.   Alguien se puede estar preguntando qué necesidad hay de dedicar al Papa un post de Sexología, mucha, muchísima diría yo. Los mandatos religiosos tienen una importancia capital en los niveles de felicidad y salud sexual de muchas personas en el mundo. En este caso estamos hablando del líder espiritual de millones de personas. Y aunque se piense que sus encíclicas y escritos no son importantes, puedo asegurar con total rotundidad, que parte de la humanidad siguen siendo víctimas de sus mensajes. Por eso me gustaría señalar algunas cuestiones que este nuevo Papa debería abordar, alejándose de la sombra de la Inquisición y aproximándose a las bondades del Jesús primitivo, que acogió a la Magdalena.   Trabajo tiene Su Santidad, si quiere ponerse al día en temas de salud sexual y derechos sexuales. Hay un largo listado: Anticonceptivos, aborto, equidad de género, respeto a la orientación sexual, los homosexuales tienen derecho a vivir su sexualidad. Capítulo aparte merecen los numerosísimos casos de pedofilia en sus congregaciones. Y no se olvide del derecho al placer, al que la Iglesia siempre le ha tenido tanto miedo. Friedrich Nietzsche, en su obra «Más allá del bien y del mal», hace una reflexión interesantísima sobre la relación de la doctrina católica con el sexo. Para el filósofo, la Iglesia le ha dado de beber al eros, un veneno que le hizo degenerar en vicio: …con sus  prohibiciones, ¿no convierte acaso en amargo lo más hermoso de la vida? ¿No pone quizás carteles de prohibición precisamente allí donde la alegría, predispuesta en nosotros por el Creador, nos ofrece una felicidad que nos hace pregustar algo de lo divino? Algunas personas asocian la vivencia de los placeres sexuales con la antesala del paraíso. Y otras sufren graves sentimientos de culpa después de haber disfrutado de las bondades del sexo; he tenido que tratar en consulta estos casos y me ha parecido muy injusto que esas buenas personas no puedan disfrutar sanamente de su sexualidad y tengan que sufrir por unos mandatos irracionales y contra natura, nunca mejor dicho.   Quizá un buen ejemplo de lo que señala el filósofo alemán lo encontramos en el escándalo de los abusos sexuales a menores, cometidos por religiosos, que se supone deben vivir en castidad. Como se ha dicho: no se puede ir en contra de la naturaleza humana, sabemos que reprimir la sexualidad puede tener consecuencias muy negativas en algunas personas, y la Iglesia lo está pagando en carne propia por lo que estos inaceptables hechos deberían hacerles reflexionar.   En esencia, todo se resume a un principio inalienable: la aceptación de que somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos. Así que, Su Santidad, no le tenga miedo al sexo. Afronte la esencia del ser humano y entienda que la sexualidad es una forma privilegiada de comunicación que nos conduce al amor y al respeto.  Contribuya como Iglesia a promoción de los derechos sexuales y la salud sexual como elementos esenciales para el desarrollo personal y social en el mundo.   MÁS EN MSN   El Vaticano denuncia una campaña difamatoria contra el Papa Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Codirectora Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=c2217452-5720-4e19-8a40-8f38779d1190Falsas creencias sobre la masturbaciónTue, 23 Apr 2013 00:49:55 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb1c2217452-5720-4e19-8a40-8f38779d1190BlogArticleE99AE6F53145BB72012013-04-23T07:49:55.193Las falsas creencias son el mayor lastre para el disfrute sexual y así lo hemos podido constatar una vez más en nuestras actividades educativas de promoción de la salud sexual. En una reciente charla sobre el Derecho a la vida sexual y amorosa de las personas mayores en una ciudad de Colombia, pudimos tener constancia de cómo las falsas creencias sobre la masturbación se extienden a largo del mundo. Eso sí, con ciertas peculiaridades culturales, pero centrados en los mismos tópicos. El público del acto lo conformaban mayoritariamente parejas y personas mayores, aunque también asistieron algunos profesionales interesados en el tema: médicos, psicólogos, asistentes sociales, enfermeras, educadores. El auditorio era muy amplio, más de 400 personas, y se mostró muy participativo preguntando sin reparos. Entre las cuestiones planteadas afloraron las falsas creencias y los mitos que pueblan el saber popular en cuanto a salud sexual refiere, especialmente frente a la masturbación. Uno de los temas más recurrentes y que más polémica suscita es la preocupación por los males de la masturbación. Ahí se disparan las especulaciones, sobre los peligros del autoerotismo. Se ha dicho de todo: barbaridades como que “se secaba la medula y podía conducir a la muerte”, o estupideces como “salían pelos en las manos”, o que “salen granos en la cara”, etc., etc. Una mujer de mediana edad planteó con mucho convencimiento que masturbarse producía disfunción eréctil en los hombres. Estos desatinos nos llevan a plantearnos este post para dejar claro que la masturbación, no sólo no es dañina, sino que es una práctica saludable, además de placentera. La masturbación, no sólo no provoca disfunción eréctil, sino que contribuye a mantener en forma la función sexual tanto en hombres como en mujeres; ya que el aporte sanguíneo a los genitales los tonifica. Por otro lado, durante la excitación y el orgasmo, se produce una descarga de neurotransmisores implicados en la respuesta sexual que aportan sensaciones placenteras al organismo. Así que, aunque parezca redundante y obvio, por si alguien no lo tiene claro, la masturbación no supone ningún problema, al contrario, se puede considerar una fuente de bienestar. Un tema recurrente en la masturbación es el considerarla pecado, algo impuro. No somos sacerdotes ni teólogos, pero desde nuestra ignorancia en ese campo nos atrevemos a reflexionar sobre el tema. Un compañero sexólogo me comento que tenía en consulta un sacerdote que se sentía muy mal porque se masturbaba; para él era una necesidad fisiológica, su masturbación no iba acompañada de fantasías con hombres o mujeres, y se limitaba a estimularse hasta que conseguía el orgasmo. Así vemos que para algunas personas la masturbación es una descarga fisiológica, una suerte de higiene sexual. Nos atrevemos a plantear que este uso de la masturbación, del todo saludable, no tiene por qué ir en contra del mandato divino y podría evitar abusos y agresiones sexuales. Por lo que, en lugar de prohibir la masturbación, debería ser considerada algo recomendable, ya que el impulso sexual está presente en la mayoría de las personas y debe ser canalizado de manera saludable. La masturbación es una excelente manera de aprender a gestionar nuestra sexualidad, los niños, las niñas y los jóvenes aprenden explorando su cuerpo. En la adolescencia los cambios hormonales intensifican el interés por la expresión sexual y de esa manera pueden canalizar sus necesidades. El autoerotismo es una excelente manera de disfrutar de la sexualidad para las personas mayores que se quedan solas, o cuando su pareja no les acompaña; para las que no tienen pareja; para las que sí la tienen pero hay  asimetría entre las necesidades de ambos (uno de los dos necesita más contacto sexual que el otro y eso puede crear desavenencias); o sencillamente, para aquéllas que se miman, se cuidan, se quieren y se procuran sensaciones placenteras y un orgasmo cuando les apetece. La masturbación debe dejar de considerarse un peligro físico, psicológico, espiritual, o sexual y convertirse en la mejor aliada para vivir una sexualidad feliz y saludable. Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esLas falsas creencias son el mayor lastre para el disfrute sexual y así lo hemos podido constatar una vez más en nuestras actividades educativas de promoción de la salud sexual. En una reciente charla sobre el Derecho a la vida sexual y amorosa de las personas mayores en una ciudad de Colombia, pudimos tener constancia de cómo las falsas creencias sobre la masturbación se extienden a largo del mundo. Eso sí, con ciertas peculiaridades culturales, pero centrados en los mismos tópicos. El público del acto lo conformaban mayoritariamente parejas y personas mayores, aunque también asistieron algunos profesionales interesados en el tema: médicos, psicólogos, asistentes sociales, enfermeras, educadores. El auditorio era muy amplio, más de 400 personas, y se mostró muy participativo preguntando sin reparos. Entre las cuestiones planteadas afloraron las falsas creencias y los mitos que pueblan el saber popular en cuanto a salud sexual refiere, especialmente frente a la masturbación. Uno de los temas más recurrentes y que más polémica suscita es la preocupación por los males de la masturbación. Ahí se disparan las especulaciones, sobre los peligros del autoerotismo. Se ha dicho de todo: barbaridades como que “se secaba la medula y podía conducir a la muerte”, o estupideces como “salían pelos en las manos”, o que “salen granos en la cara”, etc., etc. Una mujer de mediana edad planteó con mucho convencimiento que masturbarse producía disfunción eréctil en los hombres. Estos desatinos nos llevan a plantearnos este post para dejar claro que la masturbación, no sólo no es dañina, sino que es una práctica saludable, además de placentera. La masturbación, no sólo no provoca disfunción eréctil, sino que contribuye a mantener en forma la función sexual tanto en hombres como en mujeres; ya que el aporte sanguíneo a los genitales los tonifica. Por otro lado, durante la excitación y el orgasmo, se produce una descarga de neurotransmisores implicados en la respuesta sexual que aportan sensaciones placenteras al organismo. Así que, aunque parezca redundante y obvio, por si alguien no lo tiene claro, la masturbación no supone ningún problema, al contrario, se puede considerar una fuente de bienestar. Un tema recurrente en la masturbación es el considerarla pecado, algo impuro. No somos sacerdotes ni teólogos, pero desde nuestra ignorancia en ese campo nos atrevemos a reflexionar sobre el tema. Un compañero sexólogo me comento que tenía en consulta un sacerdote que se sentía muy mal porque se masturbaba; para él era una necesidad fisiológica, su masturbación no iba acompañada de fantasías con hombres o mujeres, y se limitaba a estimularse hasta que conseguía el orgasmo. Así vemos que para algunas personas la masturbación es una descarga fisiológica, una suerte de higiene sexual. Nos atrevemos a plantear que este uso de la masturbación, del todo saludable, no tiene por qué ir en contra del mandato divino y podría evitar abusos y agresiones sexuales. Por lo que, en lugar de prohibir la masturbación, debería ser considerada algo recomendable, ya que el impulso sexual está presente en la mayoría de las personas y debe ser canalizado de manera saludable. La masturbación es una excelente manera de aprender a gestionar nuestra sexualidad, los niños, las niñas y los jóvenes aprenden explorando su cuerpo. En la adolescencia los cambios hormonales intensifican el interés por la expresión sexual y de esa manera pueden canalizar sus necesidades. El autoerotismo es una excelente manera de disfrutar de la sexualidad para las personas mayores que se quedan solas, o cuando su pareja no les acompaña; para las que no tienen pareja; para las que sí la tienen pero hay  asimetría entre las necesidades de ambos (uno de los dos necesita más contacto sexual que el otro y eso puede crear desavenencias); o sencillamente, para aquéllas que se miman, se cuidan, se quieren y se procuran sensaciones placenteras y un orgasmo cuando les apetece. La masturbación debe dejar de considerarse un peligro físico, psicológico, espiritual, o sexual y convertirse en la mejor aliada para vivir una sexualidad feliz y saludable. Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=9d0ee142-8d0f-42df-8748-78227ee4962aViagra celebra sus 15 años saliendo a la venta por internetThu, 09 May 2013 08:42:06 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb19d0ee142-8d0f-42df-8748-78227ee4962aBlogArticleE99AE6F53145BB72012013-05-09T15:42:06.1Viagra acaba de cumplir 15 años y Pfizer lo celebra poniendo a la venta por internet su mítica píldora, aunque solamente en Estados Unidos. El 27 de marzo de 1998 fue aprobado el uso clínico de Viagra en Estados Unidos. La compañía farmacéutica Pfizer había descubierto por casualidad que el citrato de Sildenafilo, principio activo de la famosa pastilla, es un potente vasodilatador que incrementa el flujo de sangre en el  pene, provocando así la erección. De esa forma nace el primer producto oral efectivo para el tratamiento de la disfunción eréctil masculina.  Su venta en España llego más tarde, en el Instituto Espill lo recordamos muy bien porque vivimos su llegada con mucho interés. En esa época la prensa estaba ávida de cualquier información sobre el tema, dado que por primera vez aparecía un fármaco claramente pro sexual que facilitaba la erección del pene. Respondiendo al interés de un periodista comentamos que efectivamente prescribimos Viagra, puesto que era un fármaco potente con indudable utilidad en algunos casos de disfunción eréctil. El periodista cambio el verbo prescribir por adquirir y nos encontramos con que en la primera plana del periódico más leído de la Comunidad Valenciana apareció la noticia de que en Instituto Espill se podía adquirir el deseado fármaco.  Ese desliz periodístico supuso la inmediata visita del Inspector de Sanidad, ya que obviamente en nuestro centro no se pueden suministrar fármacos. El malentendido se resolvió rápidamente cuando se le explicó al funcionario que nosotros no vendíamos Viagra; que nos limitamos a prescribir el fármaco en los casos indicados, facilitando una receta para que los usuarios pudieran adquirirlo en Andorra, ese pequeño país con la suficiente vista y agilidad para comercializarlo; como en épocas pasadas hizo con los anticonceptivos cuando estaban prohibidos en España y aprovechábamos el viaje de cualquier amiga que venía cargada con tan preciado encargo.  Otra del las anécdotas, -ésta más divertida-, fue la llegada de una señora sesentona, en chándal y con su perrito, preguntando si podíamos suministrarle la preciada pastilla. Seguramente había visto la noticia en el periódico y aprovechó el paseo para acercarse a nuestro centro con la esperanza de resolver los problemas de erección del marido.   El descubriendo de las propiedades pro eréctiles de Viagra ha supuesto grandísimos beneficios para la compañía farmacéutica, que quiere seguir manteniendo vivo el negocio y ahora ofrece el producto por internet, aunque solamente en Estados Unidos. En España el Ministerio de Sanidad no permite la venta por internet de fármacos que precisen receta. Según Pfizer, el objetivo de esta medida es combatir la venta de medicamentos falsos. El fármaco podrá adquirirse a través de la página web viagra.com, aunque para adquirirla es necesaria la prescripción médica, por lo que los pacientes para comprarla deberán contar con una receta oficial.  Viagra sigue siendo uno de los fármacos más falsificados del mundo y el problema es que muchos usuarios no discriminan las imitaciones del original. Algunas imitaciones tienen nombres que suenan a broma como la Kamagra, producido en la India, que intenta parecerse no solo en el nombre si vemos su forma y su color azulado. El tráfico online del producto llega al extremo de que, según los laboratorios Pfizer, en España un 25 por ciento de los correos electrónicos no deseados que recibe un usuario son ofertas de Viagra. Estas falsificaciones no solo están fuera de la ley, eso podría no ser relevante para algunas personas, el problema está en las condiciones  sanitarias de estos productos. Según afirma el departamento de seguridad de de Pfizer, las muestras de “Viagras” falsificadas testadas en sus laboratorios contenían pesticidas, pintura comercial y tinta para impresoras.  En esta misma sección, en un post anterior:   Fármacos sexuales sí, fraudes sexuales no , conscientes de los problemas de salud para los consumidores, denunciábamos la “piratería” y los fraudes en el post. Así que mucho cuidado con las sospechosas ofertas de la hiperfalsificada pastilla azul. Sobre todo hay que tener en cuenta que los fármacos para el tratamiento de la disfunción eréctil precisan de la supervisión médica, así que se debe consultar con un profesional de la salud para tomarla con seguridad. En muchos casos la visita al sexólogo también puede ser de gran ayuda para mejorar la vida sexual.  No queremos cerrar el tema sin mencionar otros fármacos para la disfunción eréctil que salieron al mercado después de Viagra y que también están aprobados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad. Los más importantes son: Levitra, de los laboratorios Bayer, que tiene propiedades farmacocinéticas y vida media similar a la de Viagra, empieza a surtir efecto 30 minutos después de la ingesta y se mantiene durante 4 o 5 horas.  Y Cialis, de los laboratorios Lilly, que se diferencia porque su efecto es mucho más prolongado, llegando a ser efectivo durante 36 horas, por lo que se le ha llamado la píldora del fin de semana. A pesar de tan buenos competidores el impacto de la pastilla azul sigue vigen te.  Para terminar queremos insistir en que estos fármacos, aún siendo medicamentos seguros, necesitan la supervisión médica, ya que tienen claras contraindicaciones que deben ser valoradas por el profesional, puesto que un uso inadecuado puede llegar a poner en riesgo al paciente. Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esViagra acaba de cumplir 15 años y Pfizer lo celebra poniendo a la venta por internet su mítica píldora, aunque solamente en Estados Unidos. El 27 de marzo de 1998 fue aprobado el uso clínico de Viagra en Estados Unidos. La compañía farmacéutica Pfizer había descubierto por casualidad que el citrato de Sildenafilo, principio activo de la famosa pastilla, es un potente vasodilatador que incrementa el flujo de sangre en el  pene, provocando así la erección. De esa forma nace el primer producto oral efectivo para el tratamiento de la disfunción eréctil masculina.  Su venta en España llego más tarde, en el Instituto Espill lo recordamos muy bien porque vivimos su llegada con mucho interés. En esa época la prensa estaba ávida de cualquier información sobre el tema, dado que por primera vez aparecía un fármaco claramente pro sexual que facilitaba la erección del pene. Respondiendo al interés de un periodista comentamos que efectivamente prescribimos Viagra, puesto que era un fármaco potente con indudable utilidad en algunos casos de disfunción eréctil. El periodista cambio el verbo prescribir por adquirir y nos encontramos con que en la primera plana del periódico más leído de la Comunidad Valenciana apareció la noticia de que en Instituto Espill se podía adquirir el deseado fármaco.  Ese desliz periodístico supuso la inmediata visita del Inspector de Sanidad, ya que obviamente en nuestro centro no se pueden suministrar fármacos. El malentendido se resolvió rápidamente cuando se le explicó al funcionario que nosotros no vendíamos Viagra; que nos limitamos a prescribir el fármaco en los casos indicados, facilitando una receta para que los usuarios pudieran adquirirlo en Andorra, ese pequeño país con la suficiente vista y agilidad para comercializarlo; como en épocas pasadas hizo con los anticonceptivos cuando estaban prohibidos en España y aprovechábamos el viaje de cualquier amiga que venía cargada con tan preciado encargo.  Otra del las anécdotas, -ésta más divertida-, fue la llegada de una señora sesentona, en chándal y con su perrito, preguntando si podíamos suministrarle la preciada pastilla. Seguramente había visto la noticia en el periódico y aprovechó el paseo para acercarse a nuestro centro con la esperanza de resolver los problemas de erección del marido.   El descubriendo de las propiedades pro eréctiles de Viagra ha supuesto grandísimos beneficios para la compañía farmacéutica, que quiere seguir manteniendo vivo el negocio y ahora ofrece el producto por internet, aunque solamente en Estados Unidos. En España el Ministerio de Sanidad no permite la venta por internet de fármacos que precisen receta. Según Pfizer, el objetivo de esta medida es combatir la venta de medicamentos falsos. El fármaco podrá adquirirse a través de la página web viagra.com, aunque para adquirirla es necesaria la prescripción médica, por lo que los pacientes para comprarla deberán contar con una receta oficial.  Viagra sigue siendo uno de los fármacos más falsificados del mundo y el problema es que muchos usuarios no discriminan las imitaciones del original. Algunas imitaciones tienen nombres que suenan a broma como la Kamagra, producido en la India, que intenta parecerse no solo en el nombre si vemos su forma y su color azulado. El tráfico online del producto llega al extremo de que, según los laboratorios Pfizer, en España un 25 por ciento de los correos electrónicos no deseados que recibe un usuario son ofertas de Viagra. Estas falsificaciones no solo están fuera de la ley, eso podría no ser relevante para algunas personas, el problema está en las condiciones  sanitarias de estos productos. Según afirma el departamento de seguridad de de Pfizer, las muestras de “Viagras” falsificadas testadas en sus laboratorios contenían pesticidas, pintura comercial y tinta para impresoras.  En esta misma sección, en un post anterior:   Fármacos sexuales sí, fraudes sexuales no , conscientes de los problemas de salud para los consumidores, denunciábamos la “piratería” y los fraudes en el post. Así que mucho cuidado con las sospechosas ofertas de la hiperfalsificada pastilla azul. Sobre todo hay que tener en cuenta que los fármacos para el tratamiento de la disfunción eréctil precisan de la supervisión médica, así que se debe consultar con un profesional de la salud para tomarla con seguridad. En muchos casos la visita al sexólogo también puede ser de gran ayuda para mejorar la vida sexual.  No queremos cerrar el tema sin mencionar otros fármacos para la disfunción eréctil que salieron al mercado después de Viagra y que también están aprobados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad. Los más importantes son: Levitra, de los laboratorios Bayer, que tiene propiedades farmacocinéticas y vida media similar a la de Viagra, empieza a surtir efecto 30 minutos después de la ingesta y se mantiene durante 4 o 5 horas.  Y Cialis, de los laboratorios Lilly, que se diferencia porque su efecto es mucho más prolongado, llegando a ser efectivo durante 36 horas, por lo que se le ha llamado la píldora del fin de semana. A pesar de tan buenos competidores el impacto de la pastilla azul sigue vigen te.  Para terminar queremos insistir en que estos fármacos, aún siendo medicamentos seguros, necesitan la supervisión médica, ya que tienen claras contraindicaciones que deben ser valoradas por el profesional, puesto que un uso inadecuado puede llegar a poner en riesgo al paciente. Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=1b546ab7-87c9-443b-96d3-a22c539dd727A propósito del primer encuentro sexualThu, 06 Jun 2013 03:40:00 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb11b546ab7-87c9-443b-96d3-a22c539dd727BlogArticleE99AE6F53145BB72012013-06-06T10:40:00.793La llegada del buen tiempo despierta los sentidos y dispara las oportunidades de encuentros sexuales. Lo de que “la primera la sangre altera” es un viejo dicho que al parecer sigue vigente. El otro día, en una terraza disfrutando de una suave tarde de primavera, pude comprobar ese interés en una improvisada tertulia sobre la conveniencia de tener o no sexo en la primera cita. ¿Y tú como sexóloga, qué opinas? me plantean al unísono. Ciertamente para mí es un tema bastante trillado, aunque siempre abierto a la reflexión. La respuesta ni es sencilla, ni se resume con monosílabos. Dado lo animado que resultó el debate me aventuro a compartir mis reflexiones sobre el tema, matizándolas con algunas aportaciones producto de ese encuentro. Afortunadamente en ese foro, estaba descartado el argumento de que acostarse con alguien en una primera cita es de “putas” (palabra que se suele utilizar para calificar la “osadía” femenina de mantener relaciones sexuales con quien le apetezca). Es una pena que todavía persistan actitudes machistas en las que la autonomía sexual femenina y masculina se mida con distinto rasero. Saco este tema a colación para introducir el primer supuesto: Si alguien piensa que él tiene derecho a acostarse contigo en una primera cita y te desvaloriza si tú lo haces, no te interesa para nada. Así que, si desaparece y no lo ves más, mucho mejor para ti, te has librado de un machista que te va hacer la vida imposible disfrutando de privilegios que a ti niega. Tu autoestima no se merece eso. En cuanto a los hombres sufridores, me consta, por mis años de experiencia en terapia sexual, que algunos se ven “forzados” a tener relaciones en una primera cita si la mujer les “presiona” (y cada vez hay más mujeres que toman la iniciativa). De nuevo los viejos estereotipos hacen su aparición: el “macho”, que tiene que estar siempre disponible ante los requerimientos de la hembra. En esta situación, si no se disparan los mecanismos de la atracción y deseo, las dificultades para la ejecución coital queda mermadas, ya que no se pone en marcha el mecanismo de erección del pene. En esos casos escucharse a uno mismo es lo mejor, y si realmente no apetece o no es el momento, la solución es hacerse el escurridizo y plantear una salida airosa. No es una buena idea compartir sexo con quien no se desea, aunque sea por compasión. No suele dar buen resultado y complica las cosas. Siguiendo con la conveniencia o no de tener relaciones la primera vez, como se ha comentado la respuesta no es fácil, depende, como dice la canción. Una primera cuestión es cuál es el objetivo de la cita y el interés por la otra persona. Si sencillamente se trata de pasar un buen rato y es lo que esperan ambos ¿por qué retrasarlo si a los dos les apetece? No hay nada malo de disfrutar de sexo compartido, elegido libremente y, si surge la oportunidad, por qué no aprovecharla. Por otro lado, hay que señalar que el apresuramiento supone menos confianza, sobre todo si es una persona a la que apenas se conoce, con la que no se ha compartido intimidad. Dando como resultado un encuentro sexual poco satisfactorio. Y que esa escasa gratificación sexual, no sea bien interpretada y pueda dar al traste con lo que podría convertirse en una  buena relación. Por eso, si la persona interesa de veras, si se desea que la relación sea duradera, la recomendación es ir más despacio. Parece que da mejor resultado y estas son algunas de las razones objetivas: en primer lugar el deseo se aviva con la demora, la fantasía y el interés por descubrir también juega su papel. Por otro lado el juego de la seducción es un estadio muy interesante, que hay que beber sorbo a sorbo, disfrutando de todas las etapas. Todo esto genera muchas más emociones que se  fijan en nuestra memoria y pueden abonar nuestro interés incrementando el enamoramiento. Ilustración: Ricardo Fumanal Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esLa llegada del buen tiempo despierta los sentidos y dispara las oportunidades de encuentros sexuales. Lo de que “la primera la sangre altera” es un viejo dicho que al parecer sigue vigente. El otro día, en una terraza disfrutando de una suave tarde de primavera, pude comprobar ese interés en una improvisada tertulia sobre la conveniencia de tener o no sexo en la primera cita. ¿Y tú como sexóloga, qué opinas? me plantean al unísono. Ciertamente para mí es un tema bastante trillado, aunque siempre abierto a la reflexión. La respuesta ni es sencilla, ni se resume con monosílabos. Dado lo animado que resultó el debate me aventuro a compartir mis reflexiones sobre el tema, matizándolas con algunas aportaciones producto de ese encuentro. Afortunadamente en ese foro, estaba descartado el argumento de que acostarse con alguien en una primera cita es de “putas” (palabra que se suele utilizar para calificar la “osadía” femenina de mantener relaciones sexuales con quien le apetezca). Es una pena que todavía persistan actitudes machistas en las que la autonomía sexual femenina y masculina se mida con distinto rasero. Saco este tema a colación para introducir el primer supuesto: Si alguien piensa que él tiene derecho a acostarse contigo en una primera cita y te desvaloriza si tú lo haces, no te interesa para nada. Así que, si desaparece y no lo ves más, mucho mejor para ti, te has librado de un machista que te va hacer la vida imposible disfrutando de privilegios que a ti niega. Tu autoestima no se merece eso. En cuanto a los hombres sufridores, me consta, por mis años de experiencia en terapia sexual, que algunos se ven “forzados” a tener relaciones en una primera cita si la mujer les “presiona” (y cada vez hay más mujeres que toman la iniciativa). De nuevo los viejos estereotipos hacen su aparición: el “macho”, que tiene que estar siempre disponible ante los requerimientos de la hembra. En esta situación, si no se disparan los mecanismos de la atracción y deseo, las dificultades para la ejecución coital queda mermadas, ya que no se pone en marcha el mecanismo de erección del pene. En esos casos escucharse a uno mismo es lo mejor, y si realmente no apetece o no es el momento, la solución es hacerse el escurridizo y plantear una salida airosa. No es una buena idea compartir sexo con quien no se desea, aunque sea por compasión. No suele dar buen resultado y complica las cosas. Siguiendo con la conveniencia o no de tener relaciones la primera vez, como se ha comentado la respuesta no es fácil, depende, como dice la canción. Una primera cuestión es cuál es el objetivo de la cita y el interés por la otra persona. Si sencillamente se trata de pasar un buen rato y es lo que esperan ambos ¿por qué retrasarlo si a los dos les apetece? No hay nada malo de disfrutar de sexo compartido, elegido libremente y, si surge la oportunidad, por qué no aprovecharla. Por otro lado, hay que señalar que el apresuramiento supone menos confianza, sobre todo si es una persona a la que apenas se conoce, con la que no se ha compartido intimidad. Dando como resultado un encuentro sexual poco satisfactorio. Y que esa escasa gratificación sexual, no sea bien interpretada y pueda dar al traste con lo que podría convertirse en una  buena relación. Por eso, si la persona interesa de veras, si se desea que la relación sea duradera, la recomendación es ir más despacio. Parece que da mejor resultado y estas son algunas de las razones objetivas: en primer lugar el deseo se aviva con la demora, la fantasía y el interés por descubrir también juega su papel. Por otro lado el juego de la seducción es un estadio muy interesante, que hay que beber sorbo a sorbo, disfrutando de todas las etapas. Todo esto genera muchas más emociones que se  fijan en nuestra memoria y pueden abonar nuestro interés incrementando el enamoramiento. Ilustración: Ricardo Fumanal Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=f6f94906-9cce-46ca-8b38-2476acc6bf6e4 de septiembre, día mundial de la salud sexualLa Salud Sexual es la forma de vivir y expresar la sexualidad de una manera placentera y satisfactoria para uno mismo y para los demás. Tue, 03 Sep 2013 12:27:00 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb1f6f94906-9cce-46ca-8b38-2476acc6bf6eBlogArticleE99AE6F53145BB72012013-09-03T19:30:11.737La Salud Sexual es la forma de vivir y expresar la sexualidad de una manera placentera y satisfactoria para uno mismo y para los demás. El 4 de septiembre es el día elegido para celebrar la Salud Sexual, algunas personas pueden pensar que es una celebración sin importancia y que no les atañe, si explicamos su sentido quizá puedan cambiar de opinión. Los humanos somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos. Una vivencia positiva de la sexualidad contribuye al desarrollo personal y social. Una vivencia negativa puede ser muy problemática, tanto desde un punto de vista personal, por la infelicidad que puede generar, como desde el punto de vista social. Como ejemplo las numerosas noticias que pueblan los noticiarios: violaciones sistemáticas en la India y otros lugares, abusos sexuales a menores, pornografía infantil, asesinatos de homosexuales, violencia de género, etc., etc. En todos estos casos se ve afectada la salud sexual de las personas, tanto de las víctimas que sufren los atropellos como de los perpetradores.  Sin llegar a esos extremos, que quizás nos queden lejos, muy cerca de nosotros podemos encontrar a muchos chicos y chicos que pueden poner en riesgo su salud por no mantener relaciones sexuales de manera saludable: Sin hablar de los embarazos no deseados y de las vivencias negativas, desde el punto de vista emocional, al no saber gestionar adecuadamente su vida amorosa y sexual. También vemos personas que sufren disfunciones sexuales, problemas de eyaculación precoz, dificultades para llegar al orgasmo, falta de deseo, etc. Y todo esto y más tiene que ver con la salud sexual. El marco social en el que vivimos afecta de forma muy importante nuestras vivencias sexuales; la influencia familiar, social, religiosa y legal permite o dificultan un desarrollo positiva de la vida sexual. Por todo esto es fundamental que tengamos un día señalado para hacer más visible la importancia de salud sexual. El tema es importante en los países desarrollados, dónde ya se van alcanzando los derechos sexuales, pero sobre todo y muy especialmente en los países que viven bajo el yugo de la intolerancia sexual. Por este motivo, en el año 2010 se instaura el Día Mundial de la Salud Sexual. La Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS), considera indispensable promover la salud sexual y los derechos sexuales, para conseguir que todas las personas, sin discriminación alguna, puedan ejercerlos y difundirlos. Por ello esta organización establece vínculos con muchas otras instituciones, sociedades y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales de diferentes partes del mundo, entre ellas la (OMS), (PAHO), (UNFPA), (UNESCO).  En resumen: La Salud Sexual es la forma de vivir y expresar la sexualidad de una manera placentera y satisfactoria para uno mismo y para los demás. ¿Qué es la Salud Sexual? Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la Organización Panamericana de la Salud (PAHO) y la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS) definen la salud sexual de manera similar, coinciden en que se refiere a la experiencia del proceso continuo de bienestar físico, psicológico y sociocultural relacionado con la sexualidad, no solo la ausencia de enfermedad. Así mismo reconocen que para lograr y mantener la salud sexual son indispensables los Derechos Sexuales, estos deben ser deben ser reconocidos, promovidos, respetados y defendidos por todas las sociedades a través de todos los medios. La (WAS) propone como objetivo de la celebración promover una discusión abierta y respetuosa de los asuntos relacionados con la sexualidad, ya que la información basada en evidencia contribuye a una sexualidad saludable y promueve relaciones humanas enriquecedoras. Así que la mejor manera de celebrar este día haciendo visible la importancia de una sexualidad positiva y saludable a través de mensajes constructivos. Cada uno podemos poner nuestro granito de arena, comentándolo en nuestro círculo con amigos, familiares. Sacando a debate el tema de las ventajas personales y sociales de promover la salud sexual.  Cada uno desde su ámbito de influencia, los profesores desde el aula, los periodistas desde el suyo, y que bueno sería que los políticos, también desde el congreso, dedicaran este día a pensar de manera constructiva en como favorecer los derechos sexuales. ¿Llegáremos a ver eso algún día?   En años anteriores se trataron temas como “¡Hablemos acerca de eso!” para combatir los miedos y los tabúes frente a la sexualidad, (2010). “La salud sexual de los jóvenes: Derechos y responsabilidades compartidos”, (2011). “En un mundo diverso, ¡salud sexual para todos!” la diversidad y las minorías, (2012). Este año la (WAS) propone el siguiente tema: “Para lograr la salud sexual, ¡esCOGE tus derechos sexuales y tómate la foto!”, aquí tienes un ejemplo de cómo se está haciendo. http://diamundialsaludsexual.org/node/38 ¿Y cuáles son los Derechos Sexuales? “La salud sexual es el resultado de un ambiente que reconoce, respeta y ejerce estos Derechos Sexuales” (WAS, 1999). Los Derechos Sexuales fueron promulgados en la Declaración del 13 Congreso Mundial de Sexología, 1997, Valencia, España (Congreso que tuve el honor de presidir) Esta declaración fue aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología, WAS, el 26 de agosto de 1999, en el 14º Congreso Mundial de Sexología, Hong Kong, República Popular China y publicados por la OMS en el 2002.  ¿Los conoces? Aquí puedes encontrarlos: http://diamundialsaludsexual.org/node/5 En resumen: La salud sexual es el resultado de un ambiente que reconoce, respeta y ejerce estos derechos. Por eso en este día te invitamos a que reconozcas esos derechos, los apliques y los defiendas. Una manera de hacerlo es compartir en redes sociales, utiliza todos tus blogs, páginas web, comunidades, redes, para difundir información, si los deseas puedes compartir este post, imágenes o cualquier otro contenido que celebre el Día Mundial de la Salud Sexual. http://www.diamundialsaludsexual.org http://www.worldsexualhealth.org https://www.facebook.com/pages/Dia-Mundial-de-la-Salud-Sexual/147505115262006 Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill  www.mastersexologia.​esEl 4 de septiembre es el día elegido para celebrar la Salud Sexual, algunas personas pueden pensar que es una celebración sin importancia y que no les atañe, si explicamos su sentido quizá puedan cambiar de opinión. Los humanos somos seres sexuados desde que nacemos hasta que morimos. Una vivencia positiva de la sexualidad contribuye al desarrollo personal y social. Una vivencia negativa puede ser muy problemática, tanto desde un punto de vista personal, por la infelicidad que puede generar, como desde el punto de vista social. Como ejemplo las numerosas noticias que pueblan los noticiarios: violaciones sistemáticas en la India y otros lugares, abusos sexuales a menores, pornografía infantil, asesinatos de homosexuales, violencia de género, etc., etc. En todos estos casos se ve afectada la salud sexual de las personas, tanto de las víctimas que sufren los atropellos como de los perpetradores.  Sin llegar a esos extremos, que quizás nos queden lejos, muy cerca de nosotros podemos encontrar a muchos chicos y chicos que pueden poner en riesgo su salud por no mantener relaciones sexuales de manera saludable: Sin hablar de los embarazos no deseados y de las vivencias negativas, desde el punto de vista emocional, al no saber gestionar adecuadamente su vida amorosa y sexual. También vemos personas que sufren disfunciones sexuales, problemas de eyaculación precoz, dificultades para llegar al orgasmo, falta de deseo, etc. Y todo esto y más tiene que ver con la salud sexual. El marco social en el que vivimos afecta de forma muy importante nuestras vivencias sexuales; la influencia familiar, social, religiosa y legal permite o dificultan un desarrollo positiva de la vida sexual. Por todo esto es fundamental que tengamos un día señalado para hacer más visible la importancia de salud sexual. El tema es importante en los países desarrollados, dónde ya se van alcanzando los derechos sexuales, pero sobre todo y muy especialmente en los países que viven bajo el yugo de la intolerancia sexual. Por este motivo, en el año 2010 se instaura el Día Mundial de la Salud Sexual. La Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS), considera indispensable promover la salud sexual y los derechos sexuales, para conseguir que todas las personas, sin discriminación alguna, puedan ejercerlos y difundirlos. Por ello esta organización establece vínculos con muchas otras instituciones, sociedades y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales de diferentes partes del mundo, entre ellas la (OMS), (PAHO), (UNFPA), (UNESCO).  En resumen: La Salud Sexual es la forma de vivir y expresar la sexualidad de una manera placentera y satisfactoria para uno mismo y para los demás. ¿Qué es la Salud Sexual? Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la Organización Panamericana de la Salud (PAHO) y la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS) definen la salud sexual de manera similar, coinciden en que se refiere a la experiencia del proceso continuo de bienestar físico, psicológico y sociocultural relacionado con la sexualidad, no solo la ausencia de enfermedad. Así mismo reconocen que para lograr y mantener la salud sexual son indispensables los Derechos Sexuales, estos deben ser deben ser reconocidos, promovidos, respetados y defendidos por todas las sociedades a través de todos los medios. La (WAS) propone como objetivo de la celebración promover una discusión abierta y respetuosa de los asuntos relacionados con la sexualidad, ya que la información basada en evidencia contribuye a una sexualidad saludable y promueve relaciones humanas enriquecedoras. Así que la mejor manera de celebrar este día haciendo visible la importancia de una sexualidad positiva y saludable a través de mensajes constructivos. Cada uno podemos poner nuestro granito de arena, comentándolo en nuestro círculo con amigos, familiares. Sacando a debate el tema de las ventajas personales y sociales de promover la salud sexual.  Cada uno desde su ámbito de influencia, los profesores desde el aula, los periodistas desde el suyo, y que bueno sería que los políticos, también desde el congreso, dedicaran este día a pensar de manera constructiva en como favorecer los derechos sexuales. ¿Llegáremos a ver eso algún día?   En años anteriores se trataron temas como “¡Hablemos acerca de eso!” para combatir los miedos y los tabúes frente a la sexualidad, (2010). “La salud sexual de los jóvenes: Derechos y responsabilidades compartidos”, (2011). “En un mundo diverso, ¡salud sexual para todos!” la diversidad y las minorías, (2012). Este año la (WAS) propone el siguiente tema: “Para lograr la salud sexual, ¡esCOGE tus derechos sexuales y tómate la foto!”, aquí tienes un ejemplo de cómo se está haciendo. http://diamundialsaludsexual.org/node/38 ¿Y cuáles son los Derechos Sexuales? “La salud sexual es el resultado de un ambiente que reconoce, respeta y ejerce estos Derechos Sexuales” (WAS, 1999). Los Derechos Sexuales fueron promulgados en la Declaración del 13 Congreso Mundial de Sexología, 1997, Valencia, España (Congreso que tuve el honor de presidir) Esta declaración fue aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología, WAS, el 26 de agosto de 1999, en el 14º Congreso Mundial de Sexología, Hong Kong, República Popular China y publicados por la OMS en el 2002.  ¿Los conoces? Aquí puedes encontrarlos: http://diamundialsaludsexual.org/node/5 En resumen: La salud sexual es el resultado de un ambiente que reconoce, respeta y ejerce estos derechos. Por eso en este día te invitamos a que reconozcas esos derechos, los apliques y los defiendas. Una manera de hacerlo es compartir en redes sociales, utiliza todos tus blogs, páginas web, comunidades, redes, para difundir información, si los deseas puedes compartir este post, imágenes o cualquier otro contenido que celebre el Día Mundial de la Salud Sexual. http://www.diamundialsaludsexual.org http://www.worldsexualhealth.org https://www.facebook.com/pages/Dia-Mundial-de-la-Salud-Sexual/147505115262006 Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Codirectora Máster en Sexología Clínica Uned-Espill  www.mastersexologia.​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=58f89f7d-8697-456e-83a2-9f92e2abbfe7“Te prometo que nunca me había pasado…”Thu, 20 Jun 2013 04:07:48 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb158f89f7d-8697-456e-83a2-9f92e2abbfe7BlogArticleE99AE6F53145BB72012013-06-20T15:21:19.807Tal vez hayas escuchado esta frase alguna vez… o la hayas dicho en alguna ocasión… La perdida de erección o disfunción eréctil es una de las preocupaciones más frecuentes en el consultorio de sexualidad del MSN, donde profesionales del Instituto de Psicología y Sexología Espill colaboramos.  Se conoce como disfunción eréctil a la pérdida de erección durante el encuentro sexual, antes o durante el coito, que impide o dificulta la penetración.  Existen diversas causas que pueden dar lugar a alteraciones en la erección, siendo más frecuentes las de índole psicológica en personas más jóvenes y las de origen orgánico en hombres de más edad.       En muchas ocasiones los problemas de erección se remontan al llamado primer “gatillazo”, probablemente provocado por los nervios del encuentro o simplemente por el cansancio, ese primer fallo en la erección puede ser malinterpretado y convertirse en una losa, ante el temor a que vuelva a ocurrir. Cuando lo cierto es que suele ser muy común experimentar alguna alteración en la erección de forma puntual y eso no debería ser motivo de preocupación.  El estrés y las preocupaciones (sea por estudios, trabajo, múltiples tareas, todo al mismo tiempo) pueden afectar negativamente en la sexualidad, puesto que mantiene a la persona en un estado de alerta permanente… y sinceramente, es complicado mantener un encuentro sexual satisfactorio si se tiene en mente que hay que terminar unos documentos urgentes para el trabajo, recoger a los niños del colegio y llevarlos a clases de música, hacer la compra, ir al gimnasio... Evitar el estrés y el exceso de trabajo es fundamental para vivir la sexualidad satisfactoriamente, sabemos que es muy complicado… y más en los tiempos que corren, pero es importante organizarse y relajarse en la medida de lo posible, sino el cuerpo pasa factura.  El abuso de alcohol o de otras drogas también puede pasar factura. Por otro lado, hemos visto casos en los que la disfunción eréctil se debía a que el chico se había involucrado en una relación que realmente no le apetecía; por aquello de que “los hombres siempre tienen que estar dispuestos sexualmente y dar la talla”. El  verse forzado a responder a requerimientos de una persona a la que realmente no se desea puede tener como resultado que el pene no responda, ya que el deseo es previo a la excitación.   El problema se presenta cuando la falta de erección es recurrente y se instaura la preocupación y el miedo a que se pueda repetir, lo que afecta negativamente a los posteriores encuentros sexuales. Una buena comunicación entre la pareja es primordial para solucionar este tipo de casos. La  predisposición y colaboración de los dos mejora la evolución del problema de forma evidente, si ambos quieren solucionarlo ya tienen la mitad del camino recorrido. Por otro lado también hay casos de disfunción eréctil por causas orgánicas, como disfunciones neurológicas, alteraciones endocrinológicas, abuso de drogas (desde el tabaco hasta las drogas de diseño) o fármacos (tratamiento para combatir hipertensión arterial, ansiolíticos, antidepresivos, fármacos de acción hormonal…), entre otros.  El tratamiento de la disfunción eréctil se plantea adecuándolo a cada caso, para eso se tiene en cuenta si ocurre siempre o solamente en algunas situaciones y si sus causas son fundamentalmente orgánicas o psicológicas. Es importante saber que los profesionales de la salud sexual pueden ser de gran ayuda para resolver estos problemas.  Ana Mollá Psicóloga Colaboradora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​esTal vez hayas escuchado esta frase alguna vez… o la hayas dicho en alguna ocasión… La perdida de erección o disfunción eréctil es una de las preocupaciones más frecuentes en el consultorio de sexualidad del MSN, donde profesionales del Instituto de Psicología y Sexología Espill colaboramos.  Se conoce como disfunción eréctil a la pérdida de erección durante el encuentro sexual, antes o durante el coito, que impide o dificulta la penetración.  Existen diversas causas que pueden dar lugar a alteraciones en la erección, siendo más frecuentes las de índole psicológica en personas más jóvenes y las de origen orgánico en hombres de más edad.       En muchas ocasiones los problemas de erección se remontan al llamado primer “gatillazo”, probablemente provocado por los nervios del encuentro o simplemente por el cansancio, ese primer fallo en la erección puede ser malinterpretado y convertirse en una losa, ante el temor a que vuelva a ocurrir. Cuando lo cierto es que suele ser muy común experimentar alguna alteración en la erección de forma puntual y eso no debería ser motivo de preocupación.  El estrés y las preocupaciones (sea por estudios, trabajo, múltiples tareas, todo al mismo tiempo) pueden afectar negativamente en la sexualidad, puesto que mantiene a la persona en un estado de alerta permanente… y sinceramente, es complicado mantener un encuentro sexual satisfactorio si se tiene en mente que hay que terminar unos documentos urgentes para el trabajo, recoger a los niños del colegio y llevarlos a clases de música, hacer la compra, ir al gimnasio... Evitar el estrés y el exceso de trabajo es fundamental para vivir la sexualidad satisfactoriamente, sabemos que es muy complicado… y más en los tiempos que corren, pero es importante organizarse y relajarse en la medida de lo posible, sino el cuerpo pasa factura.  El abuso de alcohol o de otras drogas también puede pasar factura. Por otro lado, hemos visto casos en los que la disfunción eréctil se debía a que el chico se había involucrado en una relación que realmente no le apetecía; por aquello de que “los hombres siempre tienen que estar dispuestos sexualmente y dar la talla”. El  verse forzado a responder a requerimientos de una persona a la que realmente no se desea puede tener como resultado que el pene no responda, ya que el deseo es previo a la excitación.   El problema se presenta cuando la falta de erección es recurrente y se instaura la preocupación y el miedo a que se pueda repetir, lo que afecta negativamente a los posteriores encuentros sexuales. Una buena comunicación entre la pareja es primordial para solucionar este tipo de casos. La  predisposición y colaboración de los dos mejora la evolución del problema de forma evidente, si ambos quieren solucionarlo ya tienen la mitad del camino recorrido. Por otro lado también hay casos de disfunción eréctil por causas orgánicas, como disfunciones neurológicas, alteraciones endocrinológicas, abuso de drogas (desde el tabaco hasta las drogas de diseño) o fármacos (tratamiento para combatir hipertensión arterial, ansiolíticos, antidepresivos, fármacos de acción hormonal…), entre otros.  El tratamiento de la disfunción eréctil se plantea adecuándolo a cada caso, para eso se tiene en cuenta si ocurre siempre o solamente en algunas situaciones y si sus causas son fundamentalmente orgánicas o psicológicas. Es importante saber que los profesionales de la salud sexual pueden ser de gran ayuda para resolver estos problemas.  Ana Mollá Psicóloga Colaboradora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=43796fb5-51f8-4c2c-8b04-35557f1d5d68El embarazo y las bolas chinasWed, 03 Apr 2013 02:48:42 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb143796fb5-51f8-4c2c-8b04-35557f1d5d68BlogArticleE99AE6F53145BB72012013-04-03T09:52:33.56Entre los alumnos del Programa de Salud Sexual Uned-Espill ha surgido la polémica del uso de las bolas chinas durante el embarazo. Sabiendo que es un tema controvertido hemos pedido a la Dra. Myriam Rives, que tiene larga experiencia en el tema, que nos lo aclare. Cada vez es más frecuente que las embarazadas nos pregunten si pueden seguir usando las esferas vaginales o “bolas chinas”. El embarazo es un estado que suscita numerosas dudas y muchas de ellas no son propias, sino inducidas por opiniones externas. Todos sabemos que la maravillosa magia de la gestación afecta al entorno de la embarazada y que, como por arte de birlibirloque, sus vecinos y parientes suelen convertirse en expertos obstetras y futuros pediatras que previenen, advierten y aterran, olvidándose de que la mayoría de los embarazos son procesos fisiológicos y naturales que acontecen en mujeres sanas. El suelo pélvico es un grupo de ligamentos y músculos que, unidos como las fibras de una hamaca, sujetan y mantienen en la posición adecuada los órganos que tenemos en la pelvis: la vejiga y la uretra, el recto y el esfínter anal, la próstata, el útero y la vagina. Del buen estado de esa “hamaca” depende el bienestar y el correcto funcionamiento de todos ellos. Cuando el suelo pélvico se altera estos órganos pueden descender y ejercer peor sus funciones, produciendo incontinencias, retenciones, dolores pélvicos y también problemas sexuales. La disfunción del suelo de la pelvis se produce por razones parecidas a las de los demás grupos musculares: el paso del tiempo, la falta de entrenamiento o la realizaciçon de esfuerzos inadecuados. En el caso de los músculos pelvianos, hemos de añadir el gran impacto que tiene sobre ellos la gravedad, el peso del embarazo y la distensión que se produce durante un parto. Un músculo bien entrenado, al contrario de lo que muchos tienden a pensar, no es más rígido.  Al contrario, en ellos son mucho menos frecuentes las contracturas y las rigideces ya que un tejido muscular sano y fuerte es capaz de relajarse con la misma eficacia con la que se contrae. Un músculo entrenado además aumenta el aporte sanguíneo de la zona, con lo que, en el caso del suelo pélvico, el periné recibirá mayor cantidad de oxígeno y nutrientes mejorando su calidad y elasticidad y favoreciendo la respuesta sexual, la obtención de orgasmos y un parto sin lesiones perineales. ¿Cómo podemos  mejorar la función del suelo pélvico? La teoría viene a ser la misma que la del entrenamiento de cualquier músculo: contraer y relajar. Pero, para dirigir fácilmente nuestra atención a los músculos de la hamaca pélvica, se han promulgado diversos métodos. Desde los primeros ejercicios recomendados por el Dr. Kegel para la incontinencia de orina, pasando por la electroterapia, los programas de biofeedback, la cinesiterapia (terapia mediante el movimiento del cuerpo) hipopresivas y el método APOR, ejercicios específicos del método Pilates, la danza del vientre, las esferas vaginales o “bolas chinas” hasta un simple y maravilloso orgasmo. Todos ellos y muchos otros pueden ayudarnos a mantener la buena función del suelo de la pelvis. El método a elegir debería ser siempre aquél que nos propicie lo que garantiza el éxito de cualquier entrenamiento muscular sensato: los buenos resultados y la constancia.  Y eso se consigue aconsejados por un buen profesional que tenga en cuenta las preferencias individuales de cada persona. ¿Y en el embarazo? Esta es la pregunta del millón. Si el entrenamiento regular de los músculos pélvicos es beneficioso y saludable, lo será aún más durante el embarazo y tras el parto, dos de los momentos de mayor riesgo para su deterioro. La duda surge al elegir cómo hacerlo. Ninguno de los métodos que he nombrado tiene a priori una contraindicación expresa y absoluta durante el embarazo, aunque siempre encontraremos ciertas reticencias al uso de la electroterapia y a las apneas que producen las técnicas hipopresivas. La elección suele ser pues cuestión de disponibilidad, preferencias y familiaridad con la técnica. Las esferas vaginales son un método de entrenamiento del suelo pélvico cada vez más utilizado, por su disponibilidad y precio. Pero suscitan muchas controversias, sobre todo por su relación con los juguetes sexuales. El entrenamiento con esferas es progresivo, empleando bolas de diferentes pesos, y su principal mecanismo de acción es el esfuerzo voluntario para retener la esfera con la bipedestación y al caminar. Además, el movimiento vibratorio que propicia el particular diseño de las esferas puede producir pequeñas contracciones a nivel vaginal, en ocasiones sensaciones placenteras y hasta se describen algunos orgasmos.  Pero la “leyenda urbana” de que la mujer que lleva una esfera vaginal está orgasmando continuamente es totalmente falsa. Lo que si es cierto es que ni esos posibles orgasmos, ni la introducción de las bolas en las condiciones de limpieza recomendadas tienen por qué perjudicar el desarrollo de un embarazo normal y de bajo riesgo. Al contrario, los orgasmos se relacionan con una mayor afluencia de sangre a nivel placentario; y, como ya hemos comentado, un suelo pélvico en buenas condiciones favorecerá tanto la obtención de esos orgasmos como una mayor elasticidad del periné en el parto.  Aunque, como se ha comentado, las bolas chinas no tienen por qué ser contraindicadas durante un embarazo sin complicaciones, cada ser humano es maravillosamente diferente de otro, cada mujer lo es, y cada embarazo también. Lo mejor en ese período es confiar en los profesionales de la salud que llevan el seguimiento del embarazo, ya que conocen las condiciones particulares de cada mujer y son llos más adecuados para guiar el entrenamiento del suelo pélvico o resolver cualquier duda que surja durante el embarazo. Myriam Ribes Ginecóloga Obstetra- Colaboradora del Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esEntre los alumnos del Programa de Salud Sexual Uned-Espill ha surgido la polémica del uso de las bolas chinas durante el embarazo. Sabiendo que es un tema controvertido hemos pedido a la Dra. Myriam Rives, que tiene larga experiencia en el tema, que nos lo aclare. Cada vez es más frecuente que las embarazadas nos pregunten si pueden seguir usando las esferas vaginales o “bolas chinas”. El embarazo es un estado que suscita numerosas dudas y muchas de ellas no son propias, sino inducidas por opiniones externas. Todos sabemos que la maravillosa magia de la gestación afecta al entorno de la embarazada y que, como por arte de birlibirloque, sus vecinos y parientes suelen convertirse en expertos obstetras y futuros pediatras que previenen, advierten y aterran, olvidándose de que la mayoría de los embarazos son procesos fisiológicos y naturales que acontecen en mujeres sanas. El suelo pélvico es un grupo de ligamentos y músculos que, unidos como las fibras de una hamaca, sujetan y mantienen en la posición adecuada los órganos que tenemos en la pelvis: la vejiga y la uretra, el recto y el esfínter anal, la próstata, el útero y la vagina. Del buen estado de esa “hamaca” depende el bienestar y el correcto funcionamiento de todos ellos. Cuando el suelo pélvico se altera estos órganos pueden descender y ejercer peor sus funciones, produciendo incontinencias, retenciones, dolores pélvicos y también problemas sexuales. La disfunción del suelo de la pelvis se produce por razones parecidas a las de los demás grupos musculares: el paso del tiempo, la falta de entrenamiento o la realizaciçon de esfuerzos inadecuados. En el caso de los músculos pelvianos, hemos de añadir el gran impacto que tiene sobre ellos la gravedad, el peso del embarazo y la distensión que se produce durante un parto. Un músculo bien entrenado, al contrario de lo que muchos tienden a pensar, no es más rígido.  Al contrario, en ellos son mucho menos frecuentes las contracturas y las rigideces ya que un tejido muscular sano y fuerte es capaz de relajarse con la misma eficacia con la que se contrae. Un músculo entrenado además aumenta el aporte sanguíneo de la zona, con lo que, en el caso del suelo pélvico, el periné recibirá mayor cantidad de oxígeno y nutrientes mejorando su calidad y elasticidad y favoreciendo la respuesta sexual, la obtención de orgasmos y un parto sin lesiones perineales. ¿Cómo podemos  mejorar la función del suelo pélvico? La teoría viene a ser la misma que la del entrenamiento de cualquier músculo: contraer y relajar. Pero, para dirigir fácilmente nuestra atención a los músculos de la hamaca pélvica, se han promulgado diversos métodos. Desde los primeros ejercicios recomendados por el Dr. Kegel para la incontinencia de orina, pasando por la electroterapia, los programas de biofeedback, la cinesiterapia (terapia mediante el movimiento del cuerpo) hipopresivas y el método APOR, ejercicios específicos del método Pilates, la danza del vientre, las esferas vaginales o “bolas chinas” hasta un simple y maravilloso orgasmo. Todos ellos y muchos otros pueden ayudarnos a mantener la buena función del suelo de la pelvis. El método a elegir debería ser siempre aquél que nos propicie lo que garantiza el éxito de cualquier entrenamiento muscular sensato: los buenos resultados y la constancia.  Y eso se consigue aconsejados por un buen profesional que tenga en cuenta las preferencias individuales de cada persona. ¿Y en el embarazo? Esta es la pregunta del millón. Si el entrenamiento regular de los músculos pélvicos es beneficioso y saludable, lo será aún más durante el embarazo y tras el parto, dos de los momentos de mayor riesgo para su deterioro. La duda surge al elegir cómo hacerlo. Ninguno de los métodos que he nombrado tiene a priori una contraindicación expresa y absoluta durante el embarazo, aunque siempre encontraremos ciertas reticencias al uso de la electroterapia y a las apneas que producen las técnicas hipopresivas. La elección suele ser pues cuestión de disponibilidad, preferencias y familiaridad con la técnica. Las esferas vaginales son un método de entrenamiento del suelo pélvico cada vez más utilizado, por su disponibilidad y precio. Pero suscitan muchas controversias, sobre todo por su relación con los juguetes sexuales. El entrenamiento con esferas es progresivo, empleando bolas de diferentes pesos, y su principal mecanismo de acción es el esfuerzo voluntario para retener la esfera con la bipedestación y al caminar. Además, el movimiento vibratorio que propicia el particular diseño de las esferas puede producir pequeñas contracciones a nivel vaginal, en ocasiones sensaciones placenteras y hasta se describen algunos orgasmos.  Pero la “leyenda urbana” de que la mujer que lleva una esfera vaginal está orgasmando continuamente es totalmente falsa. Lo que si es cierto es que ni esos posibles orgasmos, ni la introducción de las bolas en las condiciones de limpieza recomendadas tienen por qué perjudicar el desarrollo de un embarazo normal y de bajo riesgo. Al contrario, los orgasmos se relacionan con una mayor afluencia de sangre a nivel placentario; y, como ya hemos comentado, un suelo pélvico en buenas condiciones favorecerá tanto la obtención de esos orgasmos como una mayor elasticidad del periné en el parto.  Aunque, como se ha comentado, las bolas chinas no tienen por qué ser contraindicadas durante un embarazo sin complicaciones, cada ser humano es maravillosamente diferente de otro, cada mujer lo es, y cada embarazo también. Lo mejor en ese período es confiar en los profesionales de la salud que llevan el seguimiento del embarazo, ya que conocen las condiciones particulares de cada mujer y son llos más adecuados para guiar el entrenamiento del suelo pélvico o resolver cualquier duda que surja durante el embarazo. Myriam Ribes Ginecóloga Obstetra- Colaboradora del Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Máster en Sexología Clínica Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=574c7e66-8637-425c-9c88-58587c51ccd8No podemos descuidar la coeducaciónWed, 10 Apr 2013 10:57:29 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb1574c7e66-8637-425c-9c88-58587c51ccd8BlogArticleE99AE6F53145BB72012013-04-10T17:58:12.16La coeducación ha contribuido de manera esencial a la equidad de género, consiguiendo que el reparto de roles entre sexos sea cada vez más equilibrado. Por eso llama la atención que determinados grupos todavía perseveren en mantener planteamientos propios de épocas pasadas cuando la sección femenina nos regalaba perlas de este estilo: Las mujeres nunca descubren nada; les falta, desde luego, el talento creador, reservado por Dios para inteligencias varoniles; nosotras no podemos hacer nada más que interpretar, mejor o peor, lo que los hombres nos dan hecho. Éste era el concepto que tenía de la mujer Pilar Primo de Rivera, fundadora en 1934 de la Sección Femenina, institución que se encargaba del adoctrinamiento ideológico cuando la discriminación educativa por razón de sexo era una constante. La Sección Femenina se encargaba de impartir la asignatura de “Formación del Espíritu Nacional”, dirigida en exclusiva a educar al género femenino. En su libro de primer curso de bachillerato editado en 1962, y vigente bastantes años, deja clara la función social de la mujer: A través de toda la vida, la misión de la mujer es servir. Cuando Dios hizo el primer hombre pensó: No es bueno que el hombre esté solo. Y formó la mujer para su ayuda y compañía y para que sirviera de madre. La primera idea de Dios fue el hombre. Pensó en la mujer después, como un complemento necesario, esto es, como algo útil. ¿Qué opinaría Doña Pilar de la participación de la mujer en numerosos descubrimientos científicos y de su presencia en el panorama político actual, con la omnipresente Angela Merkel, azote de sus homónimos varones? En su época también había mujeres como Clara Campoamor, María Moliner, Victoria Kent, etc. Siempre ha habido mujeres que han sorteado los adoctrinamientos, pero ya se sabe que no hay peor ciego que el que no quiere ver. ¿Por qué las mujeres deben ser educadas para ser amas de casa y los hombres para ser empresarios? Por todos es bien sabido que muchas madres podrían dar consejos sobre cómo llevar un negocio gracias a su pericia en economía doméstica, aprendida en el día a día, siendo capaces de estirar un sueldo hasta límites casi inexplicables, y de trabajar dentro y fuera de casa en una variedad cada día más amplia de profesiones. Y cada vez los hombres van siendo más autosuficientes en las tareas del hogar, no siendo necesaria la búsqueda de una sustituta de la madre para sobrevivir. Todo esto nos demuestra que ambos pueden desempeñar todos los roles dentro de la familia. Por todo ello, el reparto de papeles que se produzca en una pareja que vive junta, independientemente de si ambos son del mismo o de diferente sexo, debe ser consensuado entre ambos y no el fruto de los dictámenes de educación sexista, porque ambos deben tener la capacidad de elegir y están perfectamente capacitados para desempeñarlos con eficiencia y, si no, todo se aprende con la práctica. El reparto de roles domésticos debe ser una de las muchas decisiones que debe consensuar la pareja y no una imposición de nostálgicos de la Sección Femenina. Lo que sí queda claro es que las mujeres han dejado de ser consideradas un complemento del hombre y ocupan su lugar en el amplio abanico de capacitación laboral. Sirvan de ejemplo las olimpiadas de Formación Profesional celebradas en los últimos años, las alumnas están copando los primeros puestos en mecánica de vehículos industriales y chapa y pintura del automóvil, profesiones hasta ahora relegadas tradicionalmente a ellos, así como muchas otras profesiones. Ellos despuntan también como cocineros, modistos, peluqueros, comadrones, etc. y si no, para constatarlo, solo basta con echar un vistazo a los restaurantes con estrella Michelin o a las plantillas en hospitales. Esa es la grandeza de la coeducación, que niños y niñas, chicos y chicas, puedan crecer siendo libres de elegir, sin que el hecho de pertenecer a un género lastre sus sueños. La coeducación no sólo se circunscribe al plano de las tareas de la casa, de los roles dentro de la familia, del ámbito profesional, etc, si no también en el sexual, porque una educación crítica y responsable asegura la asertividad, es decir, que tanto ellas como ellos sean capaces de tomar decisiones adecuadas en cualquier faceta de su vida. Ciertos colectivos defienden que una educación separada por sexos evitaría embarazos no deseados, el contagio de las ETS y cualquier otra enfermedad relacionada con la Sexualidad. ¡Menuda tontería! No se le pueden poner puertas al campo. Está demostrado que esas separaciones no hacen sino favorecer la oposición de género creando una visión estereotipada y poco saludable del sexo complementario. La manera de prevenir problemas de salud asociados a conductas sexuales y embarazos no deseados es una adecuada educación sexual, que facilite la toma de decisiones fundamentadas en conocimientos científicos y psicológicos, y con un denominador común: la libertad y el respeto tanto a nivel individual como de la pareja. Una sexualidad responsable, voluntaria y respetuosa es sinónimo de salud. La coeducación asegura una formación completa en todos los ámbitos y por tanto proporciona las estrategias y herramientas necesarias para realizarse como persona autosuficiente. Sin embargo, los derechos conquistados no están asegurados, tenemos ejemplos recientes en el ámbito laboral donnde se han cercenado sin ningún reparo logros que se consideraban inmutables. Por eso nos parece importante hacer hincapié en éste tema. Si no luchamos por mantener y desarrollar lo que tanto nos ha costado conseguir, corremos el riesgo de perderlo, y los límites que libremente cada uno podría imponerse, nos los impondrán con la educación. Los pilares en los que se debe fundamentar una educación de calidad, son el respeto y la equidad, y la coeducación favorece ese planteamiento. Por eso, separar a los niños de las niñas por el tipo de educación es una forma de discriminación propia de siglos pasados que atenta contra los derechos humanos. Para terminar, recordaré una frase de Mary Wollstonecraft (filósofa y escritora del siglo XVIII) "No deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas" y lo mismo se puede aplicar en el caso de los hombres, ésa es la grandeza de la coeducación. Cristina G.M. Colaboradora  Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Máster en Promoción de la Salud Sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esLa coeducación ha contribuido de manera esencial a la equidad de género, consiguiendo que el reparto de roles entre sexos sea cada vez más equilibrado. Por eso llama la atención que determinados grupos todavía perseveren en mantener planteamientos propios de épocas pasadas cuando la sección femenina nos regalaba perlas de este estilo: Las mujeres nunca descubren nada; les falta, desde luego, el talento creador, reservado por Dios para inteligencias varoniles; nosotras no podemos hacer nada más que interpretar, mejor o peor, lo que los hombres nos dan hecho. Éste era el concepto que tenía de la mujer Pilar Primo de Rivera, fundadora en 1934 de la Sección Femenina, institución que se encargaba del adoctrinamiento ideológico cuando la discriminación educativa por razón de sexo era una constante. La Sección Femenina se encargaba de impartir la asignatura de “Formación del Espíritu Nacional”, dirigida en exclusiva a educar al género femenino. En su libro de primer curso de bachillerato editado en 1962, y vigente bastantes años, deja clara la función social de la mujer: A través de toda la vida, la misión de la mujer es servir. Cuando Dios hizo el primer hombre pensó: No es bueno que el hombre esté solo. Y formó la mujer para su ayuda y compañía y para que sirviera de madre. La primera idea de Dios fue el hombre. Pensó en la mujer después, como un complemento necesario, esto es, como algo útil. ¿Qué opinaría Doña Pilar de la participación de la mujer en numerosos descubrimientos científicos y de su presencia en el panorama político actual, con la omnipresente Angela Merkel, azote de sus homónimos varones? En su época también había mujeres como Clara Campoamor, María Moliner, Victoria Kent, etc. Siempre ha habido mujeres que han sorteado los adoctrinamientos, pero ya se sabe que no hay peor ciego que el que no quiere ver. ¿Por qué las mujeres deben ser educadas para ser amas de casa y los hombres para ser empresarios? Por todos es bien sabido que muchas madres podrían dar consejos sobre cómo llevar un negocio gracias a su pericia en economía doméstica, aprendida en el día a día, siendo capaces de estirar un sueldo hasta límites casi inexplicables, y de trabajar dentro y fuera de casa en una variedad cada día más amplia de profesiones. Y cada vez los hombres van siendo más autosuficientes en las tareas del hogar, no siendo necesaria la búsqueda de una sustituta de la madre para sobrevivir. Todo esto nos demuestra que ambos pueden desempeñar todos los roles dentro de la familia. Por todo ello, el reparto de papeles que se produzca en una pareja que vive junta, independientemente de si ambos son del mismo o de diferente sexo, debe ser consensuado entre ambos y no el fruto de los dictámenes de educación sexista, porque ambos deben tener la capacidad de elegir y están perfectamente capacitados para desempeñarlos con eficiencia y, si no, todo se aprende con la práctica. El reparto de roles domésticos debe ser una de las muchas decisiones que debe consensuar la pareja y no una imposición de nostálgicos de la Sección Femenina. Lo que sí queda claro es que las mujeres han dejado de ser consideradas un complemento del hombre y ocupan su lugar en el amplio abanico de capacitación laboral. Sirvan de ejemplo las olimpiadas de Formación Profesional celebradas en los últimos años, las alumnas están copando los primeros puestos en mecánica de vehículos industriales y chapa y pintura del automóvil, profesiones hasta ahora relegadas tradicionalmente a ellos, así como muchas otras profesiones. Ellos despuntan también como cocineros, modistos, peluqueros, comadrones, etc. y si no, para constatarlo, solo basta con echar un vistazo a los restaurantes con estrella Michelin o a las plantillas en hospitales. Esa es la grandeza de la coeducación, que niños y niñas, chicos y chicas, puedan crecer siendo libres de elegir, sin que el hecho de pertenecer a un género lastre sus sueños. La coeducación no sólo se circunscribe al plano de las tareas de la casa, de los roles dentro de la familia, del ámbito profesional, etc, si no también en el sexual, porque una educación crítica y responsable asegura la asertividad, es decir, que tanto ellas como ellos sean capaces de tomar decisiones adecuadas en cualquier faceta de su vida. Ciertos colectivos defienden que una educación separada por sexos evitaría embarazos no deseados, el contagio de las ETS y cualquier otra enfermedad relacionada con la Sexualidad. ¡Menuda tontería! No se le pueden poner puertas al campo. Está demostrado que esas separaciones no hacen sino favorecer la oposición de género creando una visión estereotipada y poco saludable del sexo complementario. La manera de prevenir problemas de salud asociados a conductas sexuales y embarazos no deseados es una adecuada educación sexual, que facilite la toma de decisiones fundamentadas en conocimientos científicos y psicológicos, y con un denominador común: la libertad y el respeto tanto a nivel individual como de la pareja. Una sexualidad responsable, voluntaria y respetuosa es sinónimo de salud. La coeducación asegura una formación completa en todos los ámbitos y por tanto proporciona las estrategias y herramientas necesarias para realizarse como persona autosuficiente. Sin embargo, los derechos conquistados no están asegurados, tenemos ejemplos recientes en el ámbito laboral donnde se han cercenado sin ningún reparo logros que se consideraban inmutables. Por eso nos parece importante hacer hincapié en éste tema. Si no luchamos por mantener y desarrollar lo que tanto nos ha costado conseguir, corremos el riesgo de perderlo, y los límites que libremente cada uno podría imponerse, nos los impondrán con la educación. Los pilares en los que se debe fundamentar una educación de calidad, son el respeto y la equidad, y la coeducación favorece ese planteamiento. Por eso, separar a los niños de las niñas por el tipo de educación es una forma de discriminación propia de siglos pasados que atenta contra los derechos humanos. Para terminar, recordaré una frase de Mary Wollstonecraft (filósofa y escritora del siglo XVIII) "No deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas" y lo mismo se puede aplicar en el caso de los hombres, ésa es la grandeza de la coeducación. Cristina G.M. Colaboradora  Instituto de Psicología y Sexología ESPILL    www.espil.org Máster en Promoción de la Salud Sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=9fc22fa2-577f-4c13-aee6-5e2bf030139dEl pole dance un canal hacia la autoestima, la seducción y el erotismoEL POLE DANCE es arte, deporte, un canal hacia la autoestima, la seducción, el erotismo.Thu, 16 May 2013 03:31:52 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb19fc22fa2-577f-4c13-aee6-5e2bf030139dBlogArticleE99AE6F53145BB72012013-05-16T10:51:35.63EL POLE DANCE es arte, deporte, un canal hacia la autoestima, la seducción, el erotismo.Hace algunos meses participé como invitada en un evento novedoso que generó un gran impacto en la ciudad de Bucaramanga, Colombia: “El I Seminario de Educación Erótica” como ya comenté en un post de esta sección.  Para dar mayor amplitud al evento y sacarlo de estrictamente académico,  además de las conferencias de rigor, se invitó a un grupo de artistas y profesionales que animaban los recesos del seminario: Pintora de obras eróticas, asesoría en juguetería y cosmética romántica, bailarinas de danza árabe, fotografía, gastronomía del amor y un lugar único en donde sobresalía un baile muy artístico y profesional llamado “POLE DANCE”.  Los asistentes rodeaban curiosos éste stand, tomaban fotos, anotaban los números de contacto y unos cuantos se apuntaron para iniciar las clases, entre ellos la organizadora del evento Érika Pinzón, quien, como sexóloga, fue homenajeada con una cordial invitación por parte de la academia de danza para conocer esta disciplina. En mi reciente viaje a Colombia Érika me comentaba entusiasmada su experiencia por lo que le he pedido  que la comparta con nosotros. Éste es su relato: Han pasado casi seis meses después de comenzar a practicar “POLE DANCE”,  y aunque no me considero una experta en el tema, plasmo como sexóloga mí interesante y divertida experiencia. El “POLE DANCE”,  o “Baile de tubo” es una disciplina en la que una persona (comúnmente las mujeres), danzan al ritmo de la música, usando un tubo como elemento principal del show, en el que además incluyen ascensos, inversiones y giros que resultan divertidos, sensuales e incluso impresionantes para el público. En  mi primera lección recuerdo como un poco tímida y a la expectativa me senté en el extremo de un salón agradable, con varios tubos que se ubicaban de manera vertical al lado de 10 mujeres a las que se les veía muy felices, mientras yo estaba asustada a la espera de un show hasta ahora desconocido. Sé que muchas personas pueden asociar esa danza con “los cabaret”, “los show rooms”, “los strip-tease”, ¡y es real!, el pole dance tiene una larga e interesante historia; pues se ha usado por muchos años y en muchos escenarios: desde los circos y los shows orientales, hasta los bares de noche, los cabaret y las mujeres despojándose de prendas que lo ubican en un ámbito mucho más erótico  y sensual. Pero vaya sorpresa, después de enfrentar mis expectativas y escuchar una corta intervención de la instructora, vi como 10 mujeres tan naturales, tan comunes, tan reales, de diferentes las edades (niñas, jóvenes, señoras de cierta edad …), contexturas (gorditas, delgadas…), y profesiones (médicas, estudiantes, administradoras, amas de casa…), tomaban sus tubos tan seguras y bailaban de manera impresionante ¡esa es la palabra!, pues realmente quedas anonadado, genera admiración, incertidumbre y te dan ganas de bailar enseguida. Así, poco a poco me fui sumergiendo en este mundo de encanto, de arte y  de bienestar y fui descubriendo la historia de vida de aquellas mujeres, tan cotidianas; historias que he escuchado a varias pacientes que acuden a consulta, historias reales de amor y desamor, de sexo, de autoestima, de pareja, dudas, inquietudes, curiosidades, y alguno que otra dificultad en la respuesta sexual. Luego, fui descubriendo como el “POLE DANCE”  influía rotundamente en sus historias de vida y muchas de ellas lo expresaban con alegría, agradecimiento, felicidad, y notabas como esta disciplina daba color a su vida. Como refiere Marta, paciente de 37 años que Narraba así su experiencia:  “Antes de tomar las clases sentía horror por mostrar mi cuerpo, cuando tenía relaciones con mi pareja, me tapaba, lo hacía con la luz apagada, no me sentía nada sexy; ahora, cuando me veo al espejo de pole, veo mis movimientos, sensuales, mi pelo suelto y veo que no se ven tan mal, me costó mucho, pero por lo menos ya intento hacer cosas por cambiar la rutina con mi pareja, y él lo nota también, está contento y preparamos noches intimas donde hago lo que aprendí en clase (risa)”. Definitivamente EL POLE DANCE es arte, es un canal hacia la autoestima, la seducción, el erotismo, es un deporte, quemas calorías, te tonificas, mantienes tu salud mental, física y sexual, mejoras tu autoestima, descubres tu sensualidad, reviertes tu vida sexual con nuevos estímulos e ideas, liberas endorfinas que te mantienen feliz, disfrutas, socializas, te ríes la mitad de la clase, no se convierte en una rutina, ni en una exigencia, si no en una experiencia donde tú y tu bienestar son los protagonistas. Ahora, tengo la seguridad de que aquella cordial invitación que me causó curiosidad fue muy oportuna, y aunque aún sigo intentando perfeccionar mis giros e inversiones,  en el “POLE DANCE”,  he podido encontrar varios aspectos que nutren mi experiencia personal y profesional y que suponen un aporte positivo a mi trabajo. Por eso lo recomiendo a mis amig@s, a mis familiares, a mis colegas y a mis pacientes, y no solo a las mujeres, sino también a los hombres (algunos se empiezan a animar), pues se están perdiendo de una experiencia enriquecedora, porque la salud, el deporte, la sensualidad, la autoestima y el erotismo son comunes para ambos sexos. Y tú ¿Te animas? BENEFICIOS DEL  “POLE DANCE” (BAILE DE TUBO)  Ayuda a regular el nivel de glucosa  Estimula la adrenalina  Potencia la elaboración de endorfinas  Mejora el sueño  Produce sensación de bienestar físico  Fortalece el sistema cardiovascular y respiratorio  Incrementa la resistencia muscular  Favorece la agilidad muscular  Aumenta la coordinación  Mejora la circulación sanguínea  Por cada clase se quema más de 400 calorías  Ayuda a corregir la postura  Moldea la figura  Mejora el equilibrio  Tonifica músculos  Previene celulitis  Ayuda a fortalecer la autoestima  Mejora la vida sexual Erika Alejandra Pinzón Benavides Psicóloga Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espill.org Máster en Sexología Clínica UNED- ESPILL   www.mastersexologia.​esHace algunos meses participé como invitada en un evento novedoso que generó un gran impacto en la ciudad de Bucaramanga, Colombia: “El I Seminario de Educación Erótica” como ya comenté en un post de esta sección.  Para dar mayor amplitud al evento y sacarlo de estrictamente académico,  además de las conferencias de rigor, se invitó a un grupo de artistas y profesionales que animaban los recesos del seminario: Pintora de obras eróticas, asesoría en juguetería y cosmética romántica, bailarinas de danza árabe, fotografía, gastronomía del amor y un lugar único en donde sobresalía un baile muy artístico y profesional llamado “POLE DANCE”.  Los asistentes rodeaban curiosos éste stand, tomaban fotos, anotaban los números de contacto y unos cuantos se apuntaron para iniciar las clases, entre ellos la organizadora del evento Érika Pinzón, quien, como sexóloga, fue homenajeada con una cordial invitación por parte de la academia de danza para conocer esta disciplina. En mi reciente viaje a Colombia Érika me comentaba entusiasmada su experiencia por lo que le he pedido  que la comparta con nosotros. Éste es su relato: Han pasado casi seis meses después de comenzar a practicar “POLE DANCE”,  y aunque no me considero una experta en el tema, plasmo como sexóloga mí interesante y divertida experiencia. El “POLE DANCE”,  o “Baile de tubo” es una disciplina en la que una persona (comúnmente las mujeres), danzan al ritmo de la música, usando un tubo como elemento principal del show, en el que además incluyen ascensos, inversiones y giros que resultan divertidos, sensuales e incluso impresionantes para el público. En  mi primera lección recuerdo como un poco tímida y a la expectativa me senté en el extremo de un salón agradable, con varios tubos que se ubicaban de manera vertical al lado de 10 mujeres a las que se les veía muy felices, mientras yo estaba asustada a la espera de un show hasta ahora desconocido. Sé que muchas personas pueden asociar esa danza con “los cabaret”, “los show rooms”, “los strip-tease”, ¡y es real!, el pole dance tiene una larga e interesante historia; pues se ha usado por muchos años y en muchos escenarios: desde los circos y los shows orientales, hasta los bares de noche, los cabaret y las mujeres despojándose de prendas que lo ubican en un ámbito mucho más erótico  y sensual. Pero vaya sorpresa, después de enfrentar mis expectativas y escuchar una corta intervención de la instructora, vi como 10 mujeres tan naturales, tan comunes, tan reales, de diferentes las edades (niñas, jóvenes, señoras de cierta edad …), contexturas (gorditas, delgadas…), y profesiones (médicas, estudiantes, administradoras, amas de casa…), tomaban sus tubos tan seguras y bailaban de manera impresionante ¡esa es la palabra!, pues realmente quedas anonadado, genera admiración, incertidumbre y te dan ganas de bailar enseguida. Así, poco a poco me fui sumergiendo en este mundo de encanto, de arte y  de bienestar y fui descubriendo la historia de vida de aquellas mujeres, tan cotidianas; historias que he escuchado a varias pacientes que acuden a consulta, historias reales de amor y desamor, de sexo, de autoestima, de pareja, dudas, inquietudes, curiosidades, y alguno que otra dificultad en la respuesta sexual. Luego, fui descubriendo como el “POLE DANCE”  influía rotundamente en sus historias de vida y muchas de ellas lo expresaban con alegría, agradecimiento, felicidad, y notabas como esta disciplina daba color a su vida. Como refiere Marta, paciente de 37 años que Narraba así su experiencia:  “Antes de tomar las clases sentía horror por mostrar mi cuerpo, cuando tenía relaciones con mi pareja, me tapaba, lo hacía con la luz apagada, no me sentía nada sexy; ahora, cuando me veo al espejo de pole, veo mis movimientos, sensuales, mi pelo suelto y veo que no se ven tan mal, me costó mucho, pero por lo menos ya intento hacer cosas por cambiar la rutina con mi pareja, y él lo nota también, está contento y preparamos noches intimas donde hago lo que aprendí en clase (risa)”. Definitivamente EL POLE DANCE es arte, es un canal hacia la autoestima, la seducción, el erotismo, es un deporte, quemas calorías, te tonificas, mantienes tu salud mental, física y sexual, mejoras tu autoestima, descubres tu sensualidad, reviertes tu vida sexual con nuevos estímulos e ideas, liberas endorfinas que te mantienen feliz, disfrutas, socializas, te ríes la mitad de la clase, no se convierte en una rutina, ni en una exigencia, si no en una experiencia donde tú y tu bienestar son los protagonistas. Ahora, tengo la seguridad de que aquella cordial invitación que me causó curiosidad fue muy oportuna, y aunque aún sigo intentando perfeccionar mis giros e inversiones,  en el “POLE DANCE”,  he podido encontrar varios aspectos que nutren mi experiencia personal y profesional y que suponen un aporte positivo a mi trabajo. Por eso lo recomiendo a mis amig@s, a mis familiares, a mis colegas y a mis pacientes, y no solo a las mujeres, sino también a los hombres (algunos se empiezan a animar), pues se están perdiendo de una experiencia enriquecedora, porque la salud, el deporte, la sensualidad, la autoestima y el erotismo son comunes para ambos sexos. Y tú ¿Te animas? BENEFICIOS DEL  “POLE DANCE” (BAILE DE TUBO)  Ayuda a regular el nivel de glucosa  Estimula la adrenalina  Potencia la elaboración de endorfinas  Mejora el sueño  Produce sensación de bienestar físico  Fortalece el sistema cardiovascular y respiratorio  Incrementa la resistencia muscular  Favorece la agilidad muscular  Aumenta la coordinación  Mejora la circulación sanguínea  Por cada clase se quema más de 400 calorías  Ayuda a corregir la postura  Moldea la figura  Mejora el equilibrio  Tonifica músculos  Previene celulitis  Ayuda a fortalecer la autoestima  Mejora la vida sexual Erika Alejandra Pinzón Benavides Psicóloga Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espill.org Máster en Sexología Clínica UNED- ESPILL   www.mastersexologia.​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=cd8a462e-be26-40c3-a4d6-5e8f97560784Presentación del libro “El erotismo infinito”Thu, 23 May 2013 03:09:32 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb1cd8a462e-be26-40c3-a4d6-5e8f97560784BlogArticleE99AE6F53145BB72012013-05-23T10:09:32.72En mi reciente viaje a Bogotá tuve la oportunidad de visitar la Feria del Libro invitada por Ezequiel López Peralta, que dio una interesante y entretenida conferencia. El éxito de su primer libro, del que ya hablamos en este blog, “El erotismo infinito. Un viaje desde la monotonía sexual hacia el increíble mundo del erotismo”, le ha permitido participar en tan destacado evento y codearse en la feria con escritores consagrados. Ezequiel estaba visiblemente emocionado, y con razón, de la acogida de su primera obra. Parece que se cumple el precepto de que el sexo vende y en este caso con toda razón.  La sala estaba abarrotada, con un público muy pendiente de las palabras del conocido sexólogo, que, con un toque de su fino humor, planteó un sugestivo viaje por diferentes zonas erógenas, juegos eróticos y habilidades para el placer individual y compartido.  Cómo me parece que el tema del erotismo es inagotable y siempre suscita interés, le he pedido a Ezequiel que ilustre este espacio con una síntesis de sus estimulantes propuestas. Éstas son sus palabras: El erotismo es un recorrido que sabemos por donde empieza, mientras que el resto es simplemente un mágico misterio. Te invito a que hagas algunas escalas, en el orden y en la forma que más se ajusten a tu estilo particular así como al de tu pareja.   #1. Recorre tu cuerpo de manera diferente a la habitual. Generalmente tenemos rutinas para autoestimularnos, y es muy bueno cambiar las zonas erógenas que acariciamos, la forma de hacerlo y el orden.   #2. Preserva el espacio íntimo con tu pareja, cuida tu imagen y mantén el misterio. De alguna manera es volver, al menos por momentos o como juego, al noviazgo, esa etapa en la que el tiempo compartido era prioritario, el arreglo personal un asunto impostergable, y el misterio algo que todavía no habíamos matado.   #3. Toma clases de baile para desarrollar habilidades eróticas y de comunicación no verbal. El baile es una excelente herramienta de expresión corporal, de comunicación en la pareja y por supuesto algo sugerente y erótico. #4. Provoca a tu pareja durante el día. El acto sexual comienza antes del contacto físico, por eso no dejes de ponerle mensajes, hacerle visitas rápidas o enviarle fotos provocativas. #5. Perfuma tu cuerpo y el ambiente del encuentro. El olfato es un sentido primitivo y determinante del placer, así como algo que te desconecta eróticamente si lo que hueles no es agradable. #6. Utiliza todos los recursos que movilicen lo visual. Tanto para las mujeres como para los hombres, incitar con miradas, gestos, movimientos, manejo de la distancia o la ropa erótica.  #7. Habla al oído. Es una manera de potenciar sensaciones eróticas, incluso de acercarte al orgasmo, y de quitar de tu mente los pensamientos negativos.  #8. Dedica un encuentro a jugar solamente con los labios. Es el momento de los besos variados y creativos, sin pensar en lo que vendrá después.  #9. Contrae tus músculos vaginales para estimular el pene de tu pareja. Es una vieja técnica oriental, que estimula intensamente al hombre. Durante los movimientos coitales, contraes los músculos que rodean la entrada de la vagina haciendo fuerza sobre la base del pene, y así los mantienes hasta que el movimiento llega a la punta. Luego relajas, practican la penetración profunda, y comienza el estímulo nuevamente. #10. Estimula el clítoris suave. Considerando la alta sensibilidad del clítoris, es fundamental que los acercamientos eróticos sean de menor a mayor, siguiendo el ritmo que te indique tu pareja.  #11. Visualiza las zonas del cuerpo de tu pareja a las que has prestado poca atención. Luego dedícate a estimularlas con tus manos y otros accesorios como aceites, cremas, plumas, masajeadores.   #12. El orgasmo es el punto más alto del placer. Pocas personas opinan lo contrario, pero no por eso debes olvidarte de disfrutar el camino. El orgasmo no es el único objetivo del acto sexual.   #13. Aprende a disfrutar del “post-orgasmo”. Es el momento de  un contacto sensual y afectivo, sin la influencia de la pasión #14. Juega con estímulos suaves y delicados. A veces los contactos sutiles producen las sensaciones más intensas, siempre considerando cada uno de los cinco sentidos. #15. Utiliza tu creatividad al servicio del erotismo. Es la principal herramienta para variar los esquemas, introducir la sorpresa y romper con la monotonía y el aburrimiento. Finalmente, recuerda que el erotismo es acción… ¡a practicar se ha dicho! Ezequiel López Peralta Psicólogo colaborador Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Máster en Sexología Clínica  Uned-Espill    www.mastersexologia.​esEn mi reciente viaje a Bogotá tuve la oportunidad de visitar la Feria del Libro invitada por Ezequiel López Peralta, que dio una interesante y entretenida conferencia. El éxito de su primer libro, del que ya hablamos en este blog, “El erotismo infinito. Un viaje desde la monotonía sexual hacia el increíble mundo del erotismo”, le ha permitido participar en tan destacado evento y codearse en la feria con escritores consagrados. Ezequiel estaba visiblemente emocionado, y con razón, de la acogida de su primera obra. Parece que se cumple el precepto de que el sexo vende y en este caso con toda razón.  La sala estaba abarrotada, con un público muy pendiente de las palabras del conocido sexólogo, que, con un toque de su fino humor, planteó un sugestivo viaje por diferentes zonas erógenas, juegos eróticos y habilidades para el placer individual y compartido.  Cómo me parece que el tema del erotismo es inagotable y siempre suscita interés, le he pedido a Ezequiel que ilustre este espacio con una síntesis de sus estimulantes propuestas. Éstas son sus palabras: El erotismo es un recorrido que sabemos por donde empieza, mientras que el resto es simplemente un mágico misterio. Te invito a que hagas algunas escalas, en el orden y en la forma que más se ajusten a tu estilo particular así como al de tu pareja.   #1. Recorre tu cuerpo de manera diferente a la habitual. Generalmente tenemos rutinas para autoestimularnos, y es muy bueno cambiar las zonas erógenas que acariciamos, la forma de hacerlo y el orden.   #2. Preserva el espacio íntimo con tu pareja, cuida tu imagen y mantén el misterio. De alguna manera es volver, al menos por momentos o como juego, al noviazgo, esa etapa en la que el tiempo compartido era prioritario, el arreglo personal un asunto impostergable, y el misterio algo que todavía no habíamos matado.   #3. Toma clases de baile para desarrollar habilidades eróticas y de comunicación no verbal. El baile es una excelente herramienta de expresión corporal, de comunicación en la pareja y por supuesto algo sugerente y erótico. #4. Provoca a tu pareja durante el día. El acto sexual comienza antes del contacto físico, por eso no dejes de ponerle mensajes, hacerle visitas rápidas o enviarle fotos provocativas. #5. Perfuma tu cuerpo y el ambiente del encuentro. El olfato es un sentido primitivo y determinante del placer, así como algo que te desconecta eróticamente si lo que hueles no es agradable. #6. Utiliza todos los recursos que movilicen lo visual. Tanto para las mujeres como para los hombres, incitar con miradas, gestos, movimientos, manejo de la distancia o la ropa erótica.  #7. Habla al oído. Es una manera de potenciar sensaciones eróticas, incluso de acercarte al orgasmo, y de quitar de tu mente los pensamientos negativos.  #8. Dedica un encuentro a jugar solamente con los labios. Es el momento de los besos variados y creativos, sin pensar en lo que vendrá después.  #9. Contrae tus músculos vaginales para estimular el pene de tu pareja. Es una vieja técnica oriental, que estimula intensamente al hombre. Durante los movimientos coitales, contraes los músculos que rodean la entrada de la vagina haciendo fuerza sobre la base del pene, y así los mantienes hasta que el movimiento llega a la punta. Luego relajas, practican la penetración profunda, y comienza el estímulo nuevamente. #10. Estimula el clítoris suave. Considerando la alta sensibilidad del clítoris, es fundamental que los acercamientos eróticos sean de menor a mayor, siguiendo el ritmo que te indique tu pareja.  #11. Visualiza las zonas del cuerpo de tu pareja a las que has prestado poca atención. Luego dedícate a estimularlas con tus manos y otros accesorios como aceites, cremas, plumas, masajeadores.   #12. El orgasmo es el punto más alto del placer. Pocas personas opinan lo contrario, pero no por eso debes olvidarte de disfrutar el camino. El orgasmo no es el único objetivo del acto sexual.   #13. Aprende a disfrutar del “post-orgasmo”. Es el momento de  un contacto sensual y afectivo, sin la influencia de la pasión #14. Juega con estímulos suaves y delicados. A veces los contactos sutiles producen las sensaciones más intensas, siempre considerando cada uno de los cinco sentidos. #15. Utiliza tu creatividad al servicio del erotismo. Es la principal herramienta para variar los esquemas, introducir la sorpresa y romper con la monotonía y el aburrimiento. Finalmente, recuerda que el erotismo es acción… ¡a practicar se ha dicho! Ezequiel López Peralta Psicólogo colaborador Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Máster en Sexología Clínica  Uned-Espill    www.mastersexologia.​esBlogArticlehttp://mujer.es.msn.com/sexualidad/blogs/sexo-amores-y-desamores/post.aspx?post=e6b786ad-3623-4e24-8e57-0f717fd6985fAdolescencia y juegos sexuales peligrososLa “Ruleta Sexual” es uno de los juegos sexuales entre adolescentes latinoamericanos, que preocupa a las autoridades sanitarias educativas. Una adecuada educación sexual debe ser la respuesta ante estos problemas.Thu, 30 May 2013 08:46:36 -0700María Pérezd27c6b50-77c0-49cc-a886-267a67930cb1e6b786ad-3623-4e24-8e57-0f717fd6985fBlogArticleE99AE6F53145BB72012013-05-30T15:46:36.41La “Ruleta Sexual” es uno de los juegos sexuales entre adolescentes latinoamericanos, que preocupa a las autoridades sanitarias educativas. Una adecuada educación sexual debe ser la respuesta ante estos problemas.El juego de la “Ruleta Sexual” consiste en una ronda donde los chicos, mientras bailan, muchas veces bajos los efectos del alcohol y otras drogas, penetran rápidamente a las chicas, el que más tarda en eyacular es el que gana. Se supone que lo hacen en la discoteca, en zonas muy oscuras y a ritmo de reggaetón. La alarma se disparó cuando en la ciudad de Medellín una niña de 14 años se quedó embarazada. En palabras de la niña: “La idea era demostrar quién era el que más aguantaba, pero no pensé que pudiera quedar embarazada, porque no era mucho tiempo, solo un juego”. Las palabras de ésta adolescente traslucen la desinformación y la poca conciencia de lo inadecuado de esa conducta. En España no se tiene constancia de que se estén dando este tipo de prácticas, o por lo menos no han salido a luz, pero, dado el alto número de embarazos entre adolescentes, lo que está claro es que no les estamos ofreciendo la educación sexual adecuada.   He conocido lo ocurrido a través la activa comunidad virtual de sexólogos y  alumnos del Programa Universitario de Salud Sexual UNED-ESPILL que tenemos en Colombia. El tema centra todo mi interés, ya que la sexualidad de los adolescentes me parece la gran asignatura pendiente de nuestro sistema social. La sexualidad de los adolescentes siempre ha preocupado a padres y educadores: les inquieta esa etapa crítica del paso de niñez a la edad adulta, en la que el cuerpo cambia y las hormonas movilizan las sensaciones. En esa época el mundo se mueve de prisa, se disparan las ansias de descubrir y conocer. No creo que haya otro momento evolutivo en el que se produzcan tantos cambios significativos: en la manera de sentir, de percibir, de ver el mundo y a la gente. El rango de edad de los 13, 14 a los 18 años suele ser un periodo complicado para la mayoría de las personas y muy difícil para algunas, que pueden tener dificultades en los modos de afrontar y resolver los conflictos, en integrarse en el entorno social y en asimilar normas.  En este periodo el área sexual se puede ver seriamente afectada y producirse interferencias en su desarrollo, que pueden afectarles en su vida adulta. Por eso insistimos en la importancia de la educación sexual, especialmente en este periodo, ya que entendemos es crucial ofrecerles todo los recursos para que puedan aprender a disfrutar de su vida sexual y amorosa. Es una apuesta inteligente, personas más felices, devienen en parejas más felices. No podemos olvidar que el divorcio, supone un coste personal, familiar y social. Y que muchos divorció se producen por desconocimiento de cuestiones básicas (amor, compromiso, vínculos, expresión adecuada de emociones, desarrollo erótico…)  Debemos tener en cuenta que en esta etapa: • Se consolida la identidad sexual y surge el interés por cuidar y resaltar el propio atractivo. • Se especifica y orienta el deseo. Los afectos sexuales adquieren un papel mucho más importante, aparece un interés por el atractivo sexual del otro y se afianza la tendencia a la relación y al vínculo con determinadas personas (toma cuerpo el deseo, la atracción y la posibilidad de enamorarse). • Los compañeros adquieren un papel principal, a veces tanto o más que la familia. Con ellos, empiezan sus primeros contactos afectivos y sexuales. • Las hormonas sexuales se activan determinando los cambios físicos y psicológicos.  • El mundo emocional busca expresarse a través de los sentidos. Aparecen conductas tendentes a obtener placer (en relación con el otro, o a través de la autoestimulación). Desafortunadamente, muchos jóvenes no han recibido una mínima formación que les ayude a manejar estos importantes cambios. Existe una verdadera dejación de funciones por parte de los padres y del colegio, que esconden la cabeza como el avestruz ante el despertar sexual adolescente. O en otros casos se limitan a hablarles de sus preocupaciones sobre los embarazos no deseados y las ITS (Infecciones de Trasmisión Sexual) con un discurso catastrofista. Sin tener en cuenta los aspectos positivos de la sexualidad y su vinculación con los afectos. Por su lado, los chicos y chicas muy interesados por el sexo en ese periodo,  aprenden como pueden de amigos y compañeros de clase, y sobre todo del internet, y no siempre con la información más adecuada. Si los adultos no somos capaces de ofrecerles información, buscaran donde complacer su curiosidad, navegando por sitios muy poco adecuados.  Los chicos y las chicas tienen derecho a disfrutar del despertar sexual y amoroso en las mejores condiciones. Y nosotros la obligación de canalizar de manera adecuada sus necesidades y demandas. Si los adultos somos capaces ofrecerles la educación sexual y el apoyo que necesitan, podremos exigirles responsabilidad. Nuestra meta debe ser un mundo donde la sexualidad no se perciba como un problema, sino como una manifestación de felicidad que contribuya al desarrollo personal y social del ser humano.   Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Codirectora Máster en Promoción de la Salud Sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esEl juego de la “Ruleta Sexual” consiste en una ronda donde los chicos, mientras bailan, muchas veces bajos los efectos del alcohol y otras drogas, penetran rápidamente a las chicas, el que más tarda en eyacular es el que gana. Se supone que lo hacen en la discoteca, en zonas muy oscuras y a ritmo de reggaetón. La alarma se disparó cuando en la ciudad de Medellín una niña de 14 años se quedó embarazada. En palabras de la niña: “La idea era demostrar quién era el que más aguantaba, pero no pensé que pudiera quedar embarazada, porque no era mucho tiempo, solo un juego”. Las palabras de ésta adolescente traslucen la desinformación y la poca conciencia de lo inadecuado de esa conducta. En España no se tiene constancia de que se estén dando este tipo de prácticas, o por lo menos no han salido a luz, pero, dado el alto número de embarazos entre adolescentes, lo que está claro es que no les estamos ofreciendo la educación sexual adecuada.   He conocido lo ocurrido a través la activa comunidad virtual de sexólogos y  alumnos del Programa Universitario de Salud Sexual UNED-ESPILL que tenemos en Colombia. El tema centra todo mi interés, ya que la sexualidad de los adolescentes me parece la gran asignatura pendiente de nuestro sistema social. La sexualidad de los adolescentes siempre ha preocupado a padres y educadores: les inquieta esa etapa crítica del paso de niñez a la edad adulta, en la que el cuerpo cambia y las hormonas movilizan las sensaciones. En esa época el mundo se mueve de prisa, se disparan las ansias de descubrir y conocer. No creo que haya otro momento evolutivo en el que se produzcan tantos cambios significativos: en la manera de sentir, de percibir, de ver el mundo y a la gente. El rango de edad de los 13, 14 a los 18 años suele ser un periodo complicado para la mayoría de las personas y muy difícil para algunas, que pueden tener dificultades en los modos de afrontar y resolver los conflictos, en integrarse en el entorno social y en asimilar normas.  En este periodo el área sexual se puede ver seriamente afectada y producirse interferencias en su desarrollo, que pueden afectarles en su vida adulta. Por eso insistimos en la importancia de la educación sexual, especialmente en este periodo, ya que entendemos es crucial ofrecerles todo los recursos para que puedan aprender a disfrutar de su vida sexual y amorosa. Es una apuesta inteligente, personas más felices, devienen en parejas más felices. No podemos olvidar que el divorcio, supone un coste personal, familiar y social. Y que muchos divorció se producen por desconocimiento de cuestiones básicas (amor, compromiso, vínculos, expresión adecuada de emociones, desarrollo erótico…)  Debemos tener en cuenta que en esta etapa: • Se consolida la identidad sexual y surge el interés por cuidar y resaltar el propio atractivo. • Se especifica y orienta el deseo. Los afectos sexuales adquieren un papel mucho más importante, aparece un interés por el atractivo sexual del otro y se afianza la tendencia a la relación y al vínculo con determinadas personas (toma cuerpo el deseo, la atracción y la posibilidad de enamorarse). • Los compañeros adquieren un papel principal, a veces tanto o más que la familia. Con ellos, empiezan sus primeros contactos afectivos y sexuales. • Las hormonas sexuales se activan determinando los cambios físicos y psicológicos.  • El mundo emocional busca expresarse a través de los sentidos. Aparecen conductas tendentes a obtener placer (en relación con el otro, o a través de la autoestimulación). Desafortunadamente, muchos jóvenes no han recibido una mínima formación que les ayude a manejar estos importantes cambios. Existe una verdadera dejación de funciones por parte de los padres y del colegio, que esconden la cabeza como el avestruz ante el despertar sexual adolescente. O en otros casos se limitan a hablarles de sus preocupaciones sobre los embarazos no deseados y las ITS (Infecciones de Trasmisión Sexual) con un discurso catastrofista. Sin tener en cuenta los aspectos positivos de la sexualidad y su vinculación con los afectos. Por su lado, los chicos y chicas muy interesados por el sexo en ese periodo,  aprenden como pueden de amigos y compañeros de clase, y sobre todo del internet, y no siempre con la información más adecuada. Si los adultos no somos capaces de ofrecerles información, buscaran donde complacer su curiosidad, navegando por sitios muy poco adecuados.  Los chicos y las chicas tienen derecho a disfrutar del despertar sexual y amoroso en las mejores condiciones. Y nosotros la obligación de canalizar de manera adecuada sus necesidades y demandas. Si los adultos somos capaces ofrecerles la educación sexual y el apoyo que necesitan, podremos exigirles responsabilidad. Nuestra meta debe ser un mundo donde la sexualidad no se perciba como un problema, sino como una manifestación de felicidad que contribuya al desarrollo personal y social del ser humano.   Dra. María Pérez Conchillo Directora Instituto de Psicología y Sexología ESPILL   www.espil.org Codirectora Máster en Promoción de la Salud Sexual Uned-Espill   www.mastersexologia.​​​esBlogArticle